La igualdad de género se hizo carne en la industria de las energías limpias con asociaciones que pregonan por los derechos de la mujer en numerosos países, por citar ejemplos, Gran Bretaña, México y Estados Unidos.

En Argentina el tema empezó a trabajarse en 2017, primero durante reuniones esporádicas e informales. Luego, cobró fuerza a través de un grupo de WhatsApp específico que permitió avanzar con una agenda de trabajo.

Lo conforman mujeres de diversos orígenes relacionados al sector de la energía renovable: académicas, funcionarias del Gobierno Nacional y principalmente del mundo privado. Por ahora, este lugar de encuentro virtual es de aproximadamente25 mujeres, pero ya están en conversaciones interesadas de todo el país, por lo que se espera un veloz crecimiento.

Regina Ranieri, una de las miembro fundadoras, comentó a Energía Estratégica sobre los planes que tiene la asociación: “el empoderamiento de la mujer en distintos ámbitos profesionales está permitiendo concebir el Management de una forma mucha más dinámica y funcional y queremos sentar el precedente en Argentina”.

Todavía la entidad no tiene oficinas ni estatuto armado, dado que recién empieza a cobrar forma y se están buscando mecanismos de financiamiento para avanzar con los objetivos.

En este sentido, Ranieri explicó que “la intención es dejar en evidencia para las empresas y organizaciones cuáles son los beneficios de contar con profesionales de ambos géneros –en orden de meritocracia- y de parte de las mujeres que nos ayudemos a adquirir competencias que nos potencien como profesionales sin descuidar el importante rol que tenemos en la familia y maternidad”.

La joven pero experimentada ingeniera compartió las ideas que surgieron en el seno del grupo: “en cuanto a los objetivos específicos de la agrupación que están aún sujetos a consenso, mi particular visión es promover el empoderamiento de la mujer a través de capacitaciones, y espacios de networking, fomentar el desarrollo profesional y de liderazgo de mujeres que ya trabajan en el sector o desean trabajar en la industria de la energía, y garantizar que las organizaciones incluyan en su agenda la protección de la mujer en su plan de carrera profesional”.

Siguiendo la idea, Ranieri apuntó que “en la argentina, el sector eléctrico ha sido predominantemente masculino, sobre todo por la componente de “trabajo en campo” que tiene esta industria”.

Por eso, plantea que “para las energías renovables, siendo un nuevo mercado, esperamos que la diversidad sea mayor, que las vacantes laborales no sean exigidas a través de un “cupo” mínimo de mujeres, sino que se reconozcan las aptitudes y pueda existir oferta igualmente competitiva de ambos géneros”.

En resumen, especificó: “dentro de los tópicos que considero relevantes, el primero alude al “empoderamiento” de la mujer, el segundo es la coexistencia del rol maternal con el trabajo; el tercero la protección ante acosos, abusos y violencia al género femenino”.

Pensando en acciones prácticas, Ranieri planteó: “como primeras medidas, entiendo que lo más importante es la capacitación y procuraremos llevar a cabo charlas técnicas de interés de las distintas áreas con el fin de generar espacios de información, formación y debate”.

“Como segundo lugar e insistiendo en la coexistencia de roles laborales/familiares de las mujeres en cuanto a la maternidad, dentro de  este tópico pretendemos discutir sobre: la licencia por nacimiento compartida, congelamiento de óvulos y la modalidad “home office””, amplió.

Por último y de cara a la violencia laboral, con pares y superiores, Ranieri señaló que “la intención es que la mujer en la organización encuentre un espacio de escucha donde pueda acusar violencia o abuso (verbal, emocional o sexual en el caso más extremo) dentro o fuera de la empresa, en el ámbito profesional. Entendemos que es necesario que se habilite un canal de comunicación (y eventual penalización al victimario), porque independientemente al “grado” del acoso, no debería concebirse que una mujer se sienta desprotegida o insegura, en su espacio de trabajo”

La participación es abierta: “Invitamos a la reflexión de todos los lectores sobre este tema y estaremos trabajando en el 2018 para consolidar el grupo, sumar nuevas colegas y solicitar a las empresas que quieran colaborar en esta iniciativa”.