De acuerdo con las especificaciones de Sanders, el Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) tendrá la posibilidad de producir el 100 por ciento de su electricidad mediante un procedimiento de energía renovable para 2030 en miras a la descarbonización total para 2050.

El Green New Deal estima políticas que permitirán a EE.UU. alejarse del uso de combustibles fósiles para las áreas de transporte, construcción y electricidad, y vigorizar así el Acuerdo Climático de París en lo que llamó una transición a una economía verde.

«Como presidente, Bernie Sanders adoptará con valentía el imperativo moral del cambio climático y movilizará la voluntad política necesaria para una transformación total de nuestra sociedad, con inversiones masivas en energía sostenible, eficiencia energética y una transformación de nuestro sistema de transporte», apuntó su equipo de campaña.

Por otra parte, Sanders manifestó que su gestión de Gobierno apuntala a invertir en un renovado sistema de transporte con la adquisición de una flota de vehículos eléctricos, trenes de alta velocidad y transporte público ampliado.

Con estas determinaciones políticas el candidato demócrata oriundo de Vermont afirmó que pretende gestar una especie de emancipación para los afrodescendientes que hacen vida en EE.UU.

Sanders definió sus proyectos políticos como una «oportunidad para erradicar injusticias e inequidades históricas para avanzar en la justicia social, racial y económica».

Eólica y Solar en crecimiento

A pesar de las críticas del presidente Donald Trump contra el sector de las energías limpias, la generación de las fuentes fotovoltaica y eólica sigue en aumento.

Desde 2009, EE. UU. ha aumentado su generación de energía solar 40 veces y ha aumentado su producción eólica en más del 270%, según un nuevo informe publicado por Environment America Research & Policy Center y Frontier Group.