Los ciudadanos de la provincia norteña de Misiones  siguen cargando con el peso del uso de las garrafas de GasLicuado de Petróleo (GLP), las cuales generan un impacto mucho mayor para los consumidores por los gastos a los que se deben afrontar.

Si bien esta es una realidad a la cual deben enfrentar los residentes de las distintas localidades de todo el NEA, hay personas que encuentran en esto una posibilidad de generar energía de manera más sustentable y que resulte más económica.

Ejemplo de ello es Marcelo Sarasola, ingeniero eléctrico, coordinador del Consejo Ejecutivo y Consultivo de Energías Renovables, Biocombustibles e Hidrógeno de la Provincia de Misiones, quien, en conversación con Energía Estratégica comentó: “Es verdad que la provincia tiene una necesidad real y urgente en materia energética producto de la falta de gasoductos. Pero hay que tener en cuenta que nuestro gran recurso es la biomasa residual y tenemos que aprovecharla”.

Esta opción surge a partir de considerar que la principal necesidad de la provincia reside en la  implementación de una fuente energética que en el corto plazo, resulte más viable para los usuarios.

Según el coordinador, esto no quiere decir  que se vaya a sustituir de manera total al gas en garrafas, pero remarca la importancia de considerar desde el estado la posibilidad de que coexistan en un futuro ambos insumos energéticos principalmente por los beneficios ambientales que esto generaría.

Es por esto que el gobierno  ha establecido la ley provincial 4436, sancionada hace más de un año con el objetivo de promocionar la investigación, el desarrollo y el uso sustentable de fuentes de energía renovables no convencionales.

Gracias a esta ley, explica Sarasola, “la provincia de Misiones ya cuenta plantas para la obtención de gas a partir de residuos orgánicos, como la basura que nos permita comenzar con esta sustitución. Sin embargo, continúa haciendo falta nuevas tecnologías que nos dejen aprovechar esta potencial oportunidad”.