En el marco del congreso internacional Energyear, llevado a cabo en la ciudad de Medellín los días 29 y 30 de mayo, María Victoria Guarín, alta directiva de la Corporación Financiera Internacional (IFC) del Banco Mundial, mantuvo una entrevista con el portal de noticias Energía Estratégica Colombia.

Allí, la especialista analizó las condiciones del acceso al crédito de los proyectos que pudieran resultar adjudicatarios de la subasta a largo plazo de energías renovables teniendo en cuenta las características que plantea el Gobierno colombiano, las cuales están sujetas a consulta pública no vinculante.

¿Qué opina de la posibilidad de que se celebren contratos de abastecimiento de energía a 12 años?

El financiamiento de proyectos se puede adaptar a las condiciones de la subasta, pero la pregunta es si tales condiciones generarán oportunidades de precios que terminen siendo aceptadas por la demanda.

Porque los plazos más cortos permiten un apalancamiento más bajo para los proyectos. Entonces, si tienes menos (capacidad de) deuda tienes que poner más equity, con lo cual el precio de energía que se puede vender termina siendo más alto.

Sería ideal un plazo de contrato más largo y menor ruido. Es decir, menos ruido en poder predecir los flujos de caja, que permiten mejores condiciones de deuda, más competitivas.

¿Pero en estas condiciones el IFC apoyaría a los proyectos que resulten adjudicados en la subasta?

Estamos dispuestos, sí. Pero la pregunta es si los precios que resulten de las ofertas serán competitivos, acorde con lo que la demanda quiere comprar. Y si los criterios no se cruzan la subasta falla.

Una incógnita es cuál es el incentivo de la demanda al momento de ofertar precios. Es decir, el precio puede ser fijado a criterio libre de la demanda. Como dijo algún panelista (del evento Energyear), esta es la única subasta en el mundo donde la demanda pone un precio. En general, la demanda es tomadora de precios.

¿Considera que el Gobierno debiera reglamentar el Artículo 296 del PND, que obliga a la demanda a consumir entre un 8 y un 10 por ciento de energías renovables?

Sería muy interesante que lo pudieran reglamentar antes de que se haga la subasta, de manera que haya un incentivo concreto a participar y de comprar energía a un precio más barato que el actual.

Lea también: «Tras los cambios que el Gobierno aplicó a la demanda, EPM se prepara para competir en la subasta de energías renovables con nuevos proyectos»

¿Cómo podría repercutir el hecho de que los contratos sean en pesos y se indexen en un 60 por ciento en dólares?

Yo creo que ese formato es un punto intermedio. De pronto hay proyectos que se beneficiarán en tener la financiación en pesos, como los más chicos. Los más grandes seguramente querrán tener más porcentaje en dólares.

De pronto se podrá buscar un mecanismo para que el riesgo completo del mercado sea ponderado como lo están planteando, pero que sea decisión del oferente si quiere un contrato al 100 por ciento en dólares o al 100 por ciento en pesos. Porque obligarle a un proyecto chico un acuerdo al 60 por ciento en dólares y 40 por ciento en pesos podría complicar su acceso al crédito.

¿Hoy el IFC está participando en Colombia?

Somos participantes muy activos en Colombia, pero hay que considerar que el mercado de las energías renovables todavía es incipiente. Financiamos un parque solar de Celsia, a través de Epsa, comprando una emisión de bonos verdes. Esto fue una financiación corporativa pero no de proyecto.

Por último, si las condiciones de la subasta quedaran en pesos y a 12 años, ¿será posible la estructuración de Project Finance en Colombia?

Yo creo que sí, pero el tema principal es si se verán o no proyectos competitivos.