El Banco de Córdoba acaba de convertirse en la primera entidad financiera del sector público a nivel nacional en certificar su reporte de responsabilidad social y avisa con tiempo: en lo sucesivo, progresivamente, todas sus interacciones con clientes, proveedores y miembros de la propia organización tendrán en cuenta criterios de sustentabilidad medibles.

Trabajar sobre una gestión sustentable implica poner un enfoque sobre el negocio donde no sólo se mira el aspecto económico financiero, sino que también se observa el efecto sobre la sociedad, el medio ambiente y el desarrollo regional, entre otros factores”, destacó Mónica Zomberg, directora de Bancor, responsable de la elaboración del reporte certificado por la calificadora Global Reporting Iniciative (GRI).

El trabajo pone foco en los incentivos para el desarrollo otorgados por la entidad estatal a través de 3.369 créditos para vivienda, 1.700 millones de pesos en préstamos de la línea de fomento de sectores productivos, 1.100 créditos para la compra de automóviles hechos en Córdoba, 332 para motocicletas armadas en la provincia y otros 63 para obras de infraestructura urbana.

También resalta la tarea de voluntariado efectuada por los propios empleados del Banco, con 20 actividades solidarias, dos colectas masivas y la participación de 197 voluntarios y asume el compromiso de aplicar metodologías internas para el cuidado del medioambiente, como la gestión de basura electrónica (ya se procesaron 1.500 kilogramos), la reducción en el uso del papel y del consumo energético.

En otro campo, el cultural, la entidad lleva patrocinadas siete ediciones de su Premio de Pintura que destaca la labor de los artistas plásticos en ascenso, apoyó el Concurso de Teatro Independiente con cuatro obras seleccionadas y la Noche de los Museos, entre otros eventos.

Como compromisos próximos e inmediatos, la entidad asumió la tarea de implementar un recibo de sueldo digital para sus 2.800 colaboradores, la incorporación de nuevos puntos Bancor para contrarrestar los largos desplazamientos de sus clientes lo que además de ser un servicio contribuye a mitigar la huella de carbono y la readecuación de cajeros para personas con discapacidad, entre otros.

Hugo Escañuela, presidente de Bancor, apuntó que este reporte correspondiente a 2014 es un punto de partida. “Nos permite trazar objetivos en el marco de una mejora continua. Nuestro negocio es económico, pero gran parte de la misión del banco es de apoyo a la sociedad en momentos de crisis y poder medirlo”, remarcó.

Zomberg resaltó que hasta el año pasado la entidad venía realizando acciones de responsabilidad social pero “estaban todas inconexas, cada uno hacía lo que podía; ahora, juntamos toda esa experiencia, lo pusimos en el balance y se trazaron objetivos”, explicó.

Los directivos afirmaron que en lo sucesivo y de manera progresiva, todas las interacciones del Banco con clientes, proveedores y recursos humanos estarán determinadas con un sentido de responsabilidad social.

Para comprenderlo, van algunos ejemplos. La institución está pronta a abrir una línea para financiar la adquisición de calefones solares. Al mismo tiempo lanzó una tarjeta de crédito con el Club Atlético Belgrano y parte de la comisión será dirigida a sostener una escuela de fútbol para jóvenes en situación de riesgo. Junto con esto, se promoverá un plan de desarrollo profesional con capacitación y evaluación de desempeño para sus empleados.

Sin que suene a una barrera en el vínculo, con el paso del tiempo el Banco irá solicitando a proveedores y a clientes corporativos que exhiban sus propias políticas de sustentabilidad como una parte de la relación comercial que los une.

Fuente: La Voz .