Durante el evento Viento y Energía, organizado por la Asociación Argentina de Energía Eólica (AAEE), Gabriel Bereziuk, consultor de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, se refirió sobre las restricciones cambiarias que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) oficializó a principios de septiembre, limitando el libre movimiento de moneda extranjera.

Dijo que ECAs y bancos de desarrollo de Europa no están brindando los créditos acordados con los adjudicatarios de proyectos del Programa RenovAr, la Resolución 202 o el MATER por este motivo.

“Básicamente las empresas están en una situación compleja dado que, si no consiguen financiamiento en tiempo y forma, tienen el riesgo de quedar envueltas en penalidades y multas por no cumplir en con los contratos comprometidos”, advirtió el joven consultor.

Y enfatizó: “esperemos que el Banco Central emita un comunicado lo más pronto posible”.

“Nosotros nos estamos comunicando con el Banco Central. La verdad que el control de cambios fue una medida inminente, no se previó concretamente la particularidad de este sector”, justificó Bereziuk.

Lea también: “La Cámara Eólica Argentina presentó una solicitada para reclamar al Gobierno medidas que faciliten construcción de proyectos”

En esa misma línea, cabe resaltar que la Cámara Eólica Argentina, que aglutina a los grandes jugadores de ese segmento, a través de un comunicado criticó la medida del BCRA.

“Esto atenta contra la capacidad de convertibilidad y transferibilidad de los fondos necesarios para cumplir con la estructura operativa y los compromisos de los financiamientos internacionales de largo plazo asumidos por las empresas del sector”, señaló el conglomerado de empresas.

Bereziuk calculó que actualmente existen unos 60 proyectos de energías renovables afectados por esta medida del BCRA.

Asimismo, comentó que desde la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional elaboraron, junto con empresas del sector, “soluciones” a tener en cuenta para que no sólo se destrabe este conflicto sino para que no vuelva a ocurrir. En palabras del consultor, se deberían tener en cuenta tres puntos:

*Que los fondos que ingresan a un fideicomiso de garantía de financiación de proyectos sean automáticamente convertido a dólares, preservando el valor de flujo de fondos y evitar este descalce que se da durante el paso de dólar a peso y de peso a dólar.

*Girar libremente dólares al exterior permitiendo que estos montos necesarios para continuar con estas reservas exigidas por parte de los bancos se muevan libremente.

*Permitir el pago de facturas a los proveedores del exterior. Poder pagar libremente a un tecnólogo de otro país.

“Esos son los principales puntos que nos han transmitido distintas empresas del sector”, concluyó Bereziuk.