¿Qué expectativas tiene GWEC de la COP25?

Estamos ante una nueva oportunidad de no darle la espalda y salir de la inacción ante la magnitud del problema ambiental al que nos enfrentamos colectivamente.

Cuando somos parte esencial de la solución, no podemos permanecer como espectadores de la degradación acelerada del planeta, e impasibles ante la cara más amarga de los impactos del cambio climático sobre las condiciones de habitabilidad en general y especialmente a los más desfavorecidos en las áreas más expuestas.

¿Qué aporte puede realizar el sector energético?

El sector energético tiene la posibilidad de contribuir de forma muy relevante a frenar las emisiones de gases de efecto invernadero acometiendo una profunda transformación tanto de la matriz de generación eléctrica como de los usos finales de la energía. Algunas de las energías renovables ya están tecnológicamente desarrolladas para apalancar la descarbonización del sector eléctrico, y adicionalmente permiten asegurar la electrificación de las economías de forma sostenible.  En el punto en que la eólica ha demostrado ser la más competitiva de las tecnologías de generación en numerosos mercados, y particularmente en Latinoamérica , esa posibilidad de reemplazo tecnológico vemos como se transforma en una necesidad.

En la COP 25 quisiéramos constatar un alineamiento general en las discusiones que afectan a la contribución del sector energético en torno a la necesidad de acelerar las inversiones en energías renovables ante el escenario favorable que presentan, consensuando un mecanismo que desemboque en un mercado efectivo de carbono que dirija señales de inversión adecuadas a nivel global sobre este sector de energías renovables, incluyendo igualmente lineamientos claros para concentrar los esfuerzos sobre las infraestructuras de red que aseguren la transición energética.

Puntualmente el sector eólico ¿Cómo puede contribuir en la disminución de la emisión de gases de efecto invernadero?

El sector eólico está preparado para acompañar la detonación de inversiones que precisa la contribución del sector energético a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero comprometida en los Acuerdos de la Cumbre de París.

A nivel global la tecnología eólica podría representar  en 2050 la reducción de hasta un 23% de las emisiones totales de CO2 del sector eléctrico, equivalentes a 5.6 billones de toneladas, cifra que la agencia IRENA eleva a un 27% en caso de acomodarse las inversiones a los escenarios de inversión mas intensivos que sugiere el Informe especial del IPCC sobre los impactos del calentamiento global de 1,5 ºC.

¿Qué rol tendrá Latinoamérica?

Si nos concentramos en la región Latinoamericana para contextualizar lo que significan estas magnitudes, podemos afirmar que la fuente eólica en Brasil evitó en un año emisiones de CO2 equivalentes a las emisiones de cerca de  una flota de 15,5 millones de automóviles, lo que equivale al doble del parque automovilístico de turismos de la ciudad de Sao Paulo.

 

Fuente: GWEC