Sólo hizo falta una hora para que los asesores de las fuerzas políticas que conforman la Comisión de Minería, Energía y Combustibles de la cámara alta, junto a los de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, aprobaran el texto definitivo del proyecto de ley que presentó Marcelo Guinle, senador del Frente para la Victoria, con vistas a lograr que en 2016 un 8 por ciento de la generación eléctrica sea aportada por fuentes alternativas, y un 20 por ciento para el año 2025.

Se encontraron en el 5º piso del edificio ubicado en Hipólito Yrygoyen 1710, Salón Perito Moreno. No hizo falta hacer demasiadas preguntas. Las explicaciones del equipo técnico de Guinle satisficieron a los representantes de la Unión Cívica Radical, del Frente para la Victoria, UNEN, del PRO y otros fuerzas provinciales.

En esta audiencia se fijó para el día 18 la reunión del Plenario de Comisiones, pero hasta el momento no se consiguió un salón, por lo tanto tampoco se definió la hora del encuentro. Lo que sí coincidieron los allegados a los legisladores, es que de continuar por los senderos previstos, el 26 de noviembre sería la votación en el recinto.

Fue la mejor de todas las reuniones que tuvimos; hubo una muy buena recepción”, resalta Sebastián Kind, Director de la Maestría en Energías Renovables de la Universidad Tecnológica Nacional y parte del equipo encargado de llevar adelante la iniciativa presentada por Marcelo Guinle.

El experto explica que el proyecto “ya fue acomodado a lo que distintos actores han querido incorporar”, por eso no hicieron falta demasiadas preguntas por parte de los asistentes. “En la reunión se mencionaron los cambios de la versión anterior, que fueron los que se consensuaron, y todos estuvieron de acuerdo”, reconoce Kind en diálogo con Energía Estratégica.

A priori, Guillermo Pereyra, del Movimiento Popular Neuquino y secretario general del Sindicato de Petroleros de Río Negro y Neuquén, y por sobre todas las cosas, presidente de la comisión de Minería, Energía y Combustibles, ya anticipó su apoyo a la propuesta. Por eso, todo indica que obtendría media sanción en la audiencia del 26 y que en 2015 se transformaría en ley, con el visto bueno en diputados.

Composición de la Comisión de Minería, Energía y Combustibles

El presidente de la Comisión de Energía es Guillermo Pereyra, del partido Movimiento Popular Neuquino, opositor al Gobierno Nacional. Es también Secretario General del sindicato de petroleros de Río Negro y Neuquén. El vicepresidente de la cartera es el senador Ernesto Sanz, de la Unión Cívica Radical (UCR). Marina Riofrío es la Secretaria, del Frente para la Victoria.

De los 19 senadores que integran la comisión, 10 pertenecen al oficialismo. Son Pablo Gonzáles, Rodolfo Urtubey, Marcelo Guinle, Inés Blas, María Graciela Rosa, Rosana Bertone, Marcelo Fuentes, Miguel Ángel Pichetto, Marina Riofrío y Pedro Guastavino.

El resto son legisladores de otras vertientes: Alfredo Martínez, Jorge Cimadevilla y Ernesto Sanz, por la UCR. Fernando Pino Solanas, por Proyecto Sur y Frente UNEN; Juan Carlos Romero, del bloque Justicialista 8 de Octubre; Jorge Garramuño, del Movimiento Popular Fueguino, Guillermo Pereyra, Movimiento Popular Neuquino María Higonet, Partido Justicialista la Pampa; y Oscar Castillo, Frente Cívico Y Social de Catamarca.

Sobre el proyecto de Guinle

El proyecto de Guinle, legislador chubutense, fue presentado en el segundo semestre del 2013 y tiene como principal objetivo la reforma de la ley 26.190.

El corazón de la propuesta tiene como objetivo lograr que un 8 por ciento de la matriz nacional de energía eléctrica sea aportada por fuentes renovables de cara al año 2016 y alcanzar un 20 por ciento para el año 2025.

Uno de los aspectos destacados tiene que ver con los mecanismos que conformarían un fondo fiduciario que tendría como objetivo respaldar la financiación de los proyectos de inversión:

  • Destinar un mínimo del 50 por ciento del ahorro efectivo en combustibles líquidos causado por las energías renovables (se calcula que las energías renovables ahorrarían al fisco 41.000 millones de dólares hasta el año 2025)
  • Cargos específicos a la demanda
  • Recupero de capital e intereses de la financiación otorgada
  • Dividendos o utilidades percibidas por titularidad de acciones o participaciones en proyectos o ingresos por sus ventas

El 50 por ciento del ahorro en la importación de hidrocarburos que genera un parque eólico de 100 MW en tan solo 4 años alcanza para financiar el 70 por ciento del costo total de la inversión de un nuevo parque eólico de 50 MW, es decir, el 100 por ciento de las necesidades financieras de deuda bajo esquemas tradicionales de financiamiento”, ejemplifica Kind.

Se estima que en 2025 la industria de la energía renovable estaría en condiciones de aportar 36 TWh, lo que representa el 20 por ciento de la demanda proyectada. Su potencia equivalente es de 8.900 MW con un Factor de Capacidad promedio estimado del 42 por ciento entre todas las tecnologías.

Otro aspecto central radica en establecer una obligación con penalidad en cabeza de los grandes usuarios de energía eléctrica –particularmente en aquellos que tienen un consumo igual o superior a 300 kW– para el cumplimiento individual de las metas de consumo de energías renovables que fija la ley.

Con esta medida se pretende que se contraten volúmenes de energía directamente en el mercado ya sea con generadores de energías renovables independientes, a través de comercializadores o por medio de la ejecución de proyectos propios.

La confiabilidad en el cumplimiento de los contratos permitirá obtener financiamiento a un costo más bajo y a plazos lógicos según la naturaleza del negocio, subrayan los propulsores.

Kind destaca que en oportunidades anteriores el PRO, UNEN, representantes del oficialismo, de la UCR, Proyecto Sur y otras fuerzas políticas dieron el visto bueno a la propuesta de Guinle manifestando públicamente su apoyo a tan noble iniciativa.

Para esta última etapa espera igual valoración, ya que contaría además con apoyo del Poder Ejecutivo. “El proyecto tendrá tratamiento en el Congreso durante este año”, confirmó a Energía Estratégica.

En cuanto al mecanismo de promoción fiscal, el nuevo texto propone:

a)    Amortización acelerada del impuesto a las ganancias, a lo que se suma:

b)    Devolución anticipada del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

c)    Exención del Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta. 

d)    Certificado Fiscal por el 20 % del componente nacional siempre que se integre un mínimo del 30%.

e)    Exención del impuesto sobre la distribución de dividendos (10%) ante la reinversión de utilidades.

f)     Exención de los derechos de importación para bienes de capital y equipos hasta 2017. 

g)    No aplicación de tributos específicos, regalías nacionales, provinciales y municipales durante el régimen de fomento.

h)    Traslado de posibles aumentos fiscales a los precios de los contratos.

Otros puntos de interés

i)     Tratamiento para el despacho como central hidroeléctrica de pasada, lo que brinda prioridad de despacho a los proyectos.

j)     Aporte de la reserva de potencia soportado por todo el sistema.

k)    Límite de 113 us$/MWh promedio al precio de los contratos suscriptos por los Grandes Usuarios (muy inferior a la penalidad de 200 us$/MWh).

l)     Prioridad de acceso al financiamiento público (FODER) a proyectos con mayor  integración de componente nacional.