Así lo indicó ayer el presidente de la Administración Nacional de Usinas y Trasmisiones Eléctricas de Uruguay (UTE), Gonzalo Casaravilla, en referencia a los planes de la compañía finlandesa UPM para instalar una nueva planta elaboradora de celulosa en la nación oriental.

Actualmente el 11% de la capacidad instalada energética uruguaya está conformada por turbinas alimentadas por vapor generado por la combustión de residuos forestales (biomasa), mientras que con el aporte de la nueva industria ese porcentaje crecería al 13% sobre una capacidad total de 3.923 MW.

Es notorio el aporte de energía eléctrica que realizan las dos plantas de celulosa instaladas en el país”, comentó hoy Casaravilla. La capacidad instalada de energía en base a biomasa aportada por las fábricas de UPM en Fray Bentos y Montes del Plata en Colonia suma 423 MW.

Leer también: «Uruguay funciona en un 98% con energías renovables pero enciende centrales térmicas para exportar a Argentina y Brasil»

El miércoles, el presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, realizó una visita oficial a Uruguay que finalizó ayer. El principal aspecto tratado en la misión fueron las condiciones para la inversión del orden de 4000 millones de dólares que requerirá la nueva industria de pasta celulósica.

La inversión finlandesa, que para concretarse requiere mejoras en infraestructura por parte del Estado uruguayo, además de transformar a la nación oriental en una potencia celulósica, consolidará al país como generador de energías limpias de fuentes renovables.

Actualmente la principal fuente de generación de energía eléctrica en Uruguay es la hidráulica con un 40% de la capacidad instalada, seguida por la eólica (24%), fósil (22%), biomasa (11%) y solar (2%), según datos del Ministerio de Industria, Energía y Minería de esa nación.

Leer también: «El pasado 9 de mayo, Uruguay se abasteció en un 100 por ciento con energías renovables»

Fuente: Valor Soja.