EGE Haina apuesta por 1000 MW de energías renovables al 2030 en República Dominicana

Desde la compañía aprovecharán el potencial de la eólica y solar, acompañándolo de baterías y ciclos combinados para garantizar energía confiable al costo más competitivo para el consumidor final.

La Empresa Generadora de Electricidad Haina (EGE Haina), la empresa eléctrica público-privada más grande de la República Dominicana, fija metas claras en su proceso de descarbonización y activos operativos al 2030.

Su estratégica incluye aumentar el parque de generación renovable no convencional, duplicando lo que tienen actualmente en centrales eólicas y solares construidas o en obra.

“El objetivo que nos hemos fijado para el 2030 es adicionar 1000 MW de energías renovables. Eso lo venimos ejecutando exitosamente”, introdujo Rodrigo Varillas, Chief Financial Officer de EGE Haina.

En la actualidad cuentan con 515 MW de capacidad operativa o en etapas de construcción con un mix tecnológico que incluye instalaciones fotovoltaicas con módulos bifaciales o monofaciales, con seguidores y sin seguidores, y en el caso eólico diferentes tamaños de turbinas incorporando los componentes más adecuados en cada caso.

Pero su estrategia va más allá de aumentar sus activos en operación. Según comentó el CFO de la empresa, en cuanto a financiamiento gracias al apoyo de la banca local e internacional, los mercados de capitales y entidades de índole financiera, también están enfocados en bonos.

“Emitimos exitosamente el primer Bono verde de la República Dominicana, internacionalmente el primer Bono dominicano vinculado a la sostenibilidad, y si bien tuvo sus retos y sus temas con una curva de aprendizaje, en general los agentes, el mercado, acompaña o sea le gusta la estrategia, les gusta para dónde va la empresa y le gusta para dónde va la República Dominicana”, mencionó Rodrigo Varillas.

Durante su participación en el megaevento de Future Energy Summit (FES) en el Caribe, Varillas aseguró que seguirán buscando en el mercado ese tipo de financiamientos.

“Es un producto más que de alguna forma complementa porque le da un producto más a ese mercado y genera más oferta de esos títulos que, a su vez, le permiten a los individuos tener en sus portafolios ese tipo de inversiones y contribuir y alinearse con el objetivo. Entonces, tienen un efecto de comunicación pero también tienen un efecto de Capital Allocation dentro del mercado para que estén esos fondos asignados a los proyectos que contribuyen a ese objetivo de largo plazo”.

República Dominicana permitiría proyectar nuevos negocios en ese sentido, no sólo por el compromiso del país en su transición energética y sostenibilidad sino también por la demanda en alza que existe.

“Algo que permite todo este crecimiento y toda esta “bonanza” de energías renovables es el crecimiento de la demanda de la República Dominicana; o sea si el país estuviera estancado en su crecimiento de la demanda o en su crecimiento de la economía, la historia es muy diferente para los inversionistas, para los bancos, etcétera. Pero un sector que incrementa su demanda como lo hace la República Dominicana te da mucho espacio, mucho oxígeno, para la adición de nuevos proyectos de nuevas generaciones, sin necesariamente amenazar parte de la generación y de la base existente, que puede ser un reto en otros lugares”, reflexionó el CFO de EGE Haina.

En cuanto al mix energético, identificó que aunque hay una transición muy marcada hacia una mayor penetración de las energías renovables, que se puede ver reflejada en la cantidad de proyectos que adquirieron concesiones en el último año, también se refirió al potencial del ciclo combinado con gas natural como complemento incluso antes que el almacenamiento en baterías.

“Es una transición por definición y ahí hay retos tecnológicos como la instantaneidad de la demanda versus el poder de respuesta que tengo, si el recurso está o no está en el momento que se necesita. Hay diferentes formas y tecnologías para resolverlos, algunas más económicas que otras”, consideró.

En tal sentido, evaluar el costo nivelado de energía para los proyectos en tal o cual tecnología sería crucial para terminar por definir el mix energético por el cual apostar para invertir.

“Hoy en día, nosotros lo que vemos y esto es algo que va evolucionando y cambiando es que la tecnología, que le da la firmeza al sistema que las energías renovables por sí solas no le pueden dar, son los ciclos combinados en gas natural. Visto desde el LCOE, por lo tanto apostar por esos proyectos de manera inmediata combinados con las energías renovables es lo que lleva al menor costo al consumidor final que al final el objetivo de todos es energía confiable al costo más competitivo y segura”.

El almacenamiento en baterías no estaría descartado. Incluso en el mercado dominicano existe obligatoriedad para incorporar determinado porcentaje en proyectos de generación eléctrica variable. Ahora bien, desde la perspectiva del referente empresario aún sería preciso responder algunas preguntas para que la ecuación termine de cerrar a los inversionistas.

“Específicamente sobre las baterías está el tema de dónde ponerlas, en qué momento y qué servicios. Porque las baterías son como un vehículo, el vehículo puede ser un taxi o un vehículo familiar, osea tienes muchos usos para las baterías: puedes regular frecuencia, puedes mover la curva, almacenar en las 12 del mediodía y mover a las 8 de la noche; o sea, depende el uso que se le da las baterías, tiene diferentes puntos de equilibrio para esa decisión de inversión”, concluyó Rodrigo Varillas, Chief Financial Officer de EGE Haina.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *