Argentina cuenta con fabricantes de cables que se ajustan a los más estrictos estándares internacionales para su aplicación en instalaciones de energías renovables. Este es el caso de IMSA (Industria Metalúrgica Sud Americana). 

La empresa cuenta con una gran oferta dedicada al sector que incluyen cables de potencia para conexionado de aerogeneradores, para interconectar la base de las torres eólicas con la subestación de sincronización y protección, así como también para usos en paneles fotovoltaicos.

La línea solar es distribuida oficialmente por Efergía en todo el país. Esta incluye toda la gama de cables necesarios desde la generación hasta los puntos de entrega de la energía. 

Dentro de la oferta de IMSA para este rubro se incluyen los cables: PAYTON SOLTIX, PAYTON PVC, XLPE o HF, PAYTON MT y IMALUM – IMALAL o IMALUM HE.

Estos productos deben estar preparados para soportar las altas temperaturas del sistema, los rayos solares UV que inciden en la instalación, así como cualidades de naturales variadas a las que se encuentran expuestos como ser tormentas y granizo, así como ambientes secos, húmedos y mojados.  

La confiabilidad de los cables antes mencionada cuentan con el respaldo de un fabricante con más de 70 años de trayectoria en el mercado y con certificaciones nacionales e internacionales que validan el máximo estándar. 

IMSA 1 IMSA 2 IMSA 3 IMSA 4
<
>
Fuente: IMSA

No se tratan de cables que se pueden encontrar frecuentemente en cualquier ferretería. Sus cualidades deben garantizar no sólo la mejor transmisión eléctrica posible sino también seguridad y fiabilidad para instaladores y usuarios, en el momento del montaje y durante todo el tiempo que se prevé de vida útil del sistema. 

“Hay que equiparar la calidad de los elementos que hacen a la instalación fotovoltaica poniendo un cable que nos dé la confianza suficiente para asegurar que por 25 a 30 años no nos van a dar ningún problema”, remarcó el Ing. Jorge García, referente del departamento Técnico Comercial de IMSA. 

Respecto a la calidad del cable, el especialista indicó que la misma debe estar manifestada desde las características del cobre hasta los polímeros de la aislación y la cubierta.

Adhiriendo a aquello, Maximiliano Morrone, gerente general de Efergía, puso a consideración que se torna crucial optar por la mejor opción de cable porque la diferencia de costos es mínima comparado al daño que puede generar una u otra alternativa en el mercado. 

“En el costo total de una instalación la incidencia de cables es mínima; pero la incidencia en una posible falla o fatalidad -entendiendo que puede generarse un arco eléctrico, por ejemplo en el lado de continua-, las causales pueden tener un impacto más grande que cualquier desperfecto de otro componente de la instalación”. 

En el caso de estos cables de industria nacional que cumplen estrictos estándares para instalaciones fotovoltaicas, Morrone destacó una bondad adicional: 

“Son cables para energías renovables fabricados con energías renovables”. 

No es menor aquel detalle, que garantiza continuar con la disminución en la huella de carbono en las instalaciones renovables. Según precisó el referente de Efergía, la planta industrial de IMSA en Merlo ya cubre gran parte de su demanda eléctrica a partir de generación con fuente eólica y adelantó que muy pronto las sucursales del fabricante en las ciudades de Rosario y Córdoba se abastecerán también con energía solar.