Los contratos PPA contemplan la energía que producirán dos parques eólicos —Alpha, con una capacidad de 212 MW, y Beta, de 280 MW— cuya explotación comercial está prevista para 2022.

En el marco de desarrollo de estos parques, que se encuentran en fase avanzada, EDPR ha adquirido compromisos con la comunidad indígena local que se verá beneficiada del positivo impacto socioeconómico de las operaciones en la región.

La entrada de EDPR en Colombia forma parte estructural de su estrategia y plan de negocio. Gracias a estos proyectos, incrementa su presencia internacional al entrar en un nuevo país caracterizado por una creciente demanda energética, unos sólidos recursos eólicos y un desarrollo sostenible de sus fuentes de energía renovable.

«Colombia será base para la consolidación del negocio de EDPR en el continente latinoamericano, en el que la compañía tiene la intención de seguir creciendo como parte de su estrategia de evaluación de oportunidades y desarrollo de proyectos, tanto de energía eólica como solar fotovoltaica, rentables y centrados en mercados con perfiles de riesgo reducido y estabilidad normativa», indican desde la compañía.

Colombia es el 14º mercado en el que EDPR opera y el 3º en Latinoamérica, tras Brasil y México.

En todo el continente americano (incluyendo las operaciones en Canadá y Estados Unidos) EDPR contaba a 31 de junio de con una capacidad instalada de 6.029 MW.