La central está situada en el estado brasileño de Paraíba y cuenta con una capacidad total de 66 MW. Se espera que entre en funcionamiento en 2022.

«Gracias a este nuevo contrato, EDPR refuerza su presencia en un mercado con un perfil de riesgo reducido, recursos renovables atractivos y sólidas perspectivas a medio y largo plazo a través de la formalización de contratos a largo plazo», informa la compañía.

Este nuevo proyecto solar incrementa la diversificación tecnológica de la cartera de EDPR, en la que se espera que la capacidad total de energía solar alcance los 1,3 GW para 2022.

Con este nuevo acuerdo, EDPR ha garantizado 5,3 GW de los cerca de 7,0 GW del objetivo de incorporación de capacidad global para el periodo 2019-2022 contemplado en la actualización de su plan estratégico anunciada el 12 de marzo de 2019.