Con esta decisión se espera captar capital privado por cerca de USD 2.200 millones en Energías Renovables No Convencionales (ERNC) provenientes de proyectos fotovoltaicos, eólicos, geotérmicos, biomasa entre otros.

El documento actualizado busca garantizar el abastecimiento de la demanda de energía eléctrica del país en los próximos años, priorizando el aprovechamiento de los recursos renovables, con la incorporación de alrededor de 1.440 MW (megavatios), adicional a la que ya está planificada que ingrese al Sistema Nacional Interconectado (SNI).

Esta energía renovable se sumará a la que aporten los proyectos que se construirán como: hidroeléctrica Santiago, que en su primera etapa tendrá una potencia instalada de 2.400 MW, Cardenillo de 596 MW, Chontal, de 194 MW y el geotérmico Chachimbiro de 50 MW.

La adjudicación de los proyectos se realizará mediante concursos públicos de selección.

Actualmente, el sector eléctrico ecuatoriano ejecuta los proyectos: Fotovoltaico El Aromo, en la provincia de Manabí, los eólicos Villonaco II y III en Loja y La Microred de Energías Renovables Conolophus de 14,8 MW en Galápagos, todos financiados al 100% con capital privado.

Es importante mencionar que hasta el 2024, se espera contar con la entrada en operación del primer bloque de Energías Renovables No Convencionales (ERNC) de 500 MW, de los 1440 MW planificados. Las obras traerán el desarrollo productivo al país, además de fomentar la electromovilidad y la eficiencia energética.

El Gobierno del Encuentro trabaja para fomentar el uso de energías limpias en la generación y transmisión eléctrica, como un recurso indispensable para motivar la reactivación económica nacional.