El mundo ha ido avanzando con el paso del tiempo, y de la mano fue creciendo el consumo desmedido de los seres humanos. Una de las consecuencias más notorias y preocupantes, aunque no por ello atendida, son los impactos negativos sobre la naturaleza. Cuando el hombre comienza a extraer de manera desmedida los recursos, tarde o temprano se comienzan a lamentar los resultados.

Esta realidad se da en muchos ámbitos de la vida cotidiana, y en distintos escenarios laborales. Uno de ellos son las empresas de elaboración de productos de diseño fabricados a base de recursos no renovables o renovables que de igual manera presentan consecuencias. Como alternativa, apareció el Ecodiseño en el escenario de la producción, una práctica íntimamente relacionada al diseño sustentable.

El concepto de Ecodiseño hace referencia al diseño pensado en base a mejoras ambientales, pero que también puede generar una alternativa en la competencia o bien alivianar gastos que en otro tipo de producción son imprescindibles. Esta metodología ha ido implementándose en los últimos años en distintas partes del mundo, en las que las mejoras ambientales con el paso del tiempo comenzaron a ser notorias.

Un especialista en la materia es el ingeniero chileno Alejandro Chacón, director de la empresa Ecodiseño del país vecino. En un seminario brindado en Argentina para el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), Chacón consideró: “el Ecodiseño es una respuesta técnica a lo que se llama desarrollo sostenible, que es un modelo de desarrollo que es nuevo y se contrapone al modelo de desarrollo insostenible”.

Para Chacón, es urgente que la sociedad en todas sus áreas comience a reconocer esta alternativa. “El desarrollo insostenible se desarrolla en un mundo de consumo ilimitado dentro de un mundo que no es ilimitado”, explicó. Como solución, Chacón plantea la necesidad de “generar un sistema de consumo de recursos del planeta que no agote esos recursos”.

Es importante aplicar el ecodiseño en las primeras etapas del proceso productivo, porque se estima que más del 80% de la carga ambiental de un producto o servicio se define en el momento de su diseño”, analizó Chacón. Si bien considera que el Ecodiseño no podrá revertir totalmente los grandes y drásticos impactos ambientales, cree que dentro del rubro de producción de diseños el avance debería comenzar a darse.