Se trata de la Central Eólica Duna, en Cajamarca, con una inversión que supera los US$ 25 millones; la Central Eólica Huambos, ubicada en la misma región, que compromete una inversión mayor a los US$ 22 millones; y la Central de Biomasa Callao, en el Callao, con una inversión de US$ 2,5 millones.

A estos importantes proyectos, se suman la Central Hidroeléctrica de Manta ubicada en Áncash, y la Central Hidroeléctrica de San Gabán III en Puno. Al término del año 2023, todas estas obras incrementarían la capacidad instalada nacional de generación en 264,8 MW, con una inversión de US$ 532,5 millones.

Sobre los proyectos de líneas de transmisión, para el 2020 se tiene prevista la puesta en operación comercial de la Línea de Transmisión Aguaytía-Pucallpa 138 kV (segundo circuito), en Ucayali, con una inversión superior a los US$ 8,8 millones.

Asimismo, “Ampliación Número 20” ubicada en las regiones de Cusco, Huánuco, Lambayeque y San Martín, con una inversión superior a los US$ 27 millones; y el proyecto “Anexo III – Adenda N° 8: Subestación Puno” en Cusco, con una inversión de US$ 5,5 millones.

De acuerdo a los informes técnicos del Minem, estos proyectos de líneas de transmisión juntos a otros que se desarrollan en Huánuco, Áncash, Cerro de Pasco, Junín, Huancavelica, Lima y Puno, suman una inversión de US$ 582,7 millones hasta el año 2021.

La ejecución de los mencionados proyectos se realiza con el objetivo de llevar el servicio de electricidad a cada rincón de nuestro país, mejorar la calidad de vida de la población y brindar mejores oportunidades de desarrollo.