Luz verde para la generación distribuida en Ecuador. El país celebra un mes de vigencia de las regulaciones ARCERNNR-001/2021 y ARCERNNR-002/2021. Mientras que las empresas del sector renovable avanzan con nuevos desarrollos amparados por este nuevo marco normativo, el Gobierno socializa estas medidas para acercar estas alternativas de generación a más ecuatorianos.    

¿En qué consisten? En líneas generales, se clarifican los requisitos para instalar y operar emprendimientos renovables de hasta 1 MW, como así también condiciones técnicas y comerciales adicionales para que personas jurídicas puedan contar con centrales distribuidas con una capacidad de hasta 10 MW. 

Puntualmente, la ARCERNNR-001/2021 establece las disposiciones para el proceso de habilitación, conexión, instalación y operación de  sistemas de generación distribuida basadas en fuentes de energía renovable para el autoabastecimiento de consumidores regulados. 

En tanto que, la ARCERNNR-002/2021 establece las condiciones técnicas y comerciales a cumplirse con respecto al desarrollo y  operación de centrales de generación distribuida, de propiedad de empresas que sean  habilitadas por el Ministerio Rector para ejecutar la actividad de generación.

Eduardo Rosero, presidente de la Asociación Ecuatoriana de Energías Renovables y Eficiencia Energética (AEEREE) valoró positivamente la definición de la nueva regulación para este segmento del mercado: 

“Con estas dos regulaciones se abre un mercado interesante para proyectos de generación distribuida con energías renovables”.  

Si bien el tope de energía anual máxima que puede contratar una Distribuidora fue definido en un 3% anual para este tipo de instalaciones, el sector no se desmotiva.

Al respecto, Roseró consideró que otros actores “querían limitar aún más” aquel porcentaje, pero finalmente se logró un consenso que permitirá viabilizar nuevas conexiones año a año. 

Repasando los esquemas adoptados para los dos tipos de instalaciones reguladas, el referente de AEEREE consideró un acierto haber definido tanto un net metering  para autoconsumo, un mecanismo de net billing pero a través de la determinación del costo nivelado de la energía del proyecto para el segundo caso.  

Una tercera regulación que se pretende que salga pronto vendría a “mejorar” el escenario, permitiendo la venta de excedentes de autogeneradores en un mayor porcentaje. 

Por lo pronto, las empresas renovables se mantienen expectantes por los nuevos instructivos de conexión que ya se instó elaborar a las distribuidoras y también por definiciones del nuevo gobierno nacional que podrían impulsar aún más este segmento. 

“La intención es que el nuevo Gobierno dinamice la aplicación de esta normativa, más que emitir nuevas regulaciones. Todo indica que se centrarán en la promoción”.