La semana pasada, en “Off The Record de las Energías Renovables”, evento organizado por este portal de noticias, Juan Bosch, presidente de SAESA, y Leonardo Barragán, Director Comercial de VENTUS, intentaron dar respuesta al siguiente interrogante: ¿de qué forma decidirán abastecerse de energía limpia los Grandes Usuarios?

Según establece la Ley 27.191, a través de su flamante Resolución 281-E/2017 (Descargar), para el año 2019 estos usuarios -con una demanda a partir de los 300 kW- tendrán la posibilidad de incorporar como mínimo un 8 por ciento de energías renovables a su consumo, ya sea autogenerándoselo, comprándoselo al Estado a través de CAMMESA o bien mediante un contrato con un privado.

Una de las primicias que hubo durante el evento tuvo que ver con que SAESA y 360Energy acordaron el primer contrato entre privados para abastecer de energía limpia a un Gran Usuario.

La idea de estas empresas de capitales argentinos será comercializar energía con un conjunto de estos actores, para lo cual proyectan la ampliación en 5 MW de una de las siete centrales solares adjudicadas por 360 Energy en el Programa RenovAr.

«Queríamos ser parte inmediata iniciadora de este proceso, veníamos bregando hace mucho por esto», destacó Bosch durante el lanzamiento de esta novedad. «Estamos haciendo una apuesta muy fuerte», enfatizó.

Lea también: «Tiempo récord: Argentina celebra su primer contrato a término de energía renovable»

Por su parte, Barragán aseguró que desde Ventus están recibiendo muchas consultas por parte de Grandes Usuarios.

El empresario señaló que se trata de un mercado «super atractivo». «Estábamos ansiosos de que esto se reglamente», destacó, al tiempo que comentó que se han acercado actores de todo tipo, desde shopping y supermercados, hasta automotrices.

Según cálculos de la Asociación de Grandes Usuarios de Energía Eléctrica de la República Argentina (AGUEERA), existen más de 7.500 Grandes Usuarios en el país. De ese número, más del 90 por ciento de ellos se constituye por actores que contratan potencia inferior a 1 MW -hasta 300 kW-.

Se especula con que en el futuro inmediato los Grandes Usuarios con potencia inferior a los 10 MW optarán por Compras Conjuntas a CAMMESA.

Sin embargo, para Bosch es cuestión de tiempo para que ese escenario sea revertido. «Probablemente en 5 años esto –comprar a CAMMESA- quede caro», opinó.

«Creo que todos van a ir a (los contratos entre) privados; la pregunta es cuándo”, desafió el titular de la consultora SAESA, y redundó: “nadie va quedar en las Compras Conjuntas del Estado y es lógico que así sea».

Para Bosch, en los próximos años comprar energía a un privado será muy competitivo para un Gran Usuario, al punto de que la exigencia de la Ley 27.191 en incorporar energía limpia terminará siendo » una solución competitiva” más que una carga estatal.

Lea también: «Empresarios analizan el mercado de cara a la licitación: precios y financiamiento, temas clave»

Consultados sobré cómo se comportarán en el corto plazo los Grandes Usuarios, Barragán opinó que los de mayor consumo, tales como YPF o Aluar, apostarán por la autogeneración teniendo como respaldo su propia financiación. De ese modo buscarán “la posibilidad de conseguir el menor costo de MWh, autogenerándose”, analizó.

Con respecto al resto de la demanda, Bosch dejó entrever que en principio todos los usuarios más pequeños comprarán energía limpia a CAMMESA pero que la tendencia va ser una migración hacia los PPA privados: “más pronto los de mayor consumo, que tienen tarifas altas, y menos pronto los de menor consumo», remató.

Finalmente, Barragán apuntó a que los Grandes Usuarios más pequeños “empezarán por bajar el consumo a través de medidas de eficiencia energética».