El completo informe fue elaborado por Carlino, Hernán; Lucena, André F. P.; Miranda, Raúl; Perczyk, Daniel; Rathmann, Régis; Schaeffer, Roberto; y Soria, Rafael.

Descargar libro

Capítulo 3: Barreras a la inversión e instrumentos financieros para su mitigación

El despliegue a escala comercial (y no en mera condición de proyectos piloto) de las ERNC y, en particular, de las tecnologías que se utilizan para el aprovechamiento de la energía renovable, enfrenta numerosas barreras y conlleva algunos riesgos, lo que permite explicar la hasta ahora relativamente lenta tasa de adopción de esas tecnologías en los países en desarrollo y la baja participación que todavía tienen en el total del suministro.

Las inversiones en tecnologías de fuentes renovables enfrentan en cada país riesgos similares a los que afectan a otras inversiones en infraestructura; esos riesgos están asociados al ambiente que se encuentre en un país determinado para las inversiones y al sector específico.

Según las categorías del IPCC, los riesgos pueden ser políticos (entre ellos, inestabilidad política, inseguridad jurídica, riesgos de transferencia de regalías y dividendos, ruptura de contratos) y macroeconómicos (por ejemplo, riesgos cambiarios e inestabilidad de precios).

grafico-libro

Otros enfoques destacan que las inversiones en el segmento verde del mercado en los países en desarrollo deben hacer frente a impedimentos asociados específicamente a los riesgos de proyecto (riesgos inherentes o propios de esas tecnologías entre los que se pueden incluir los riesgos de construcción y operación o la intermitencia en la disponibilidad del recurso), de costos y de liquidez.

En los casos en los que los sistemas financieros no son suficientemente profundos, las tecnologías de energías renovables se encuentran en relativa desventaja. Ante la limitada disponibilidad de recursos financieros, el acceso al financiamiento se hace más dificultoso, pues los proyectos seleccionados para el financiamiento son aquellos de mayor rentabilidad, menor riesgo relativo y una relación riesgo-retorno más atractiva, condición que no siempre han logrado los proyectos de ERNC.

La insuficiencia de conocimiento, experiencia y familiaridad respecto de las nuevas tecnologías también constituye una barrera importante en numerosos países en desarrollo. También debe considerarse la falta de conocimiento del potencial técnico de los recursos en algunos países; esto encarece a ciertos proyectos al incluir entre sus costos la evaluación del recurso.

Lea también: «El BID ratificó al Gobierno créditos por 200 millones de dólares para el Proyecto PERMER II»

Los decisores políticos, los financistas, los inversores e incluso los compradores de energía pueden tener dificultades para evaluar la factibilidad técnica, la viabilidad económica y el riesgo asociado a los proyectos con cierta confianza y, por ende, se muestran renuentes a priorizarlos a la hora de tomar decisiones de inversión.

Esta circunstancia puede conducir a una situación de equilibrio precario, donde, por falta de capacidad, se obstaculiza el desenvolvimiento de proyectos de ERNC con otros proyectos que resulten financiables, aun cuando existan oportunidades para los proyectos basados en recursos no convencionales.

A su vez, la inexistencia de un portafolio robusto de proyectos de ERNC hace más difícil la adquisición de experiencia y capacidades, y resulta en una muy lenta curva de aprendizaje que, a su vez, constituye una restricción al eventual aprovechamiento de las oportunidades que pudieran existir.

En los casos analizados en este documento, se identifican barreras al desarrollo de las ERNC asociadas específicamente al financiamiento de los proyectos; algunas de ellas, relacionadas más directamente con las características y limitaciones de los sistemas financieros nacionales, y otras, vinculadas con los instrumentos hoy disponibles para su aplicación al financiamiento de estas nuevas fuentes.

cuadro-libro-2

Lea también: «Víctor Doña: “El proyecto de energía solar domiciliaria que presentamos al BID es ambicioso pero posible”»

Se detallan a continuación algunas de las principales barreras asociadas al financiamiento identificadas en los estudios de caso, teniendo en cuenta las tres etapas en las que se puede dividir el desarrollo de los proyectos de generación de ERNC: planeamiento, construcción y operación.

  • Escaso apoyo financiero para las labores en la etapa de planeamiento.
  • Insuficiente disponibilidad de instrumentos de mitigación de riesgo que limiten o permitan transferir los riesgos asociados a cada tecnología de ERNC (entre otros, riesgo de construcción, de precio y de acceso adecuado al recurso natural renovable), dado el bajo grado de conocimiento técnico y la limitada experiencia de la banca comercial y de los propios inversores institucionales en las tecnologías de ERNC, a excepción de la generación hidroeléctrica de gran porte.
  • Acceso relativamente limitado a fondos a largo plazo para la adquisición de los equipos (por ejemplo, paneles solares o turbinas), que permitan calzar las fuentes de fondos con las necesidades de plazo de financiamiento de los proyectos de ERNC, y también acceso relativamente limitado a financiamiento en moneda extranjera para hacer frente a obligaciones en otras denominaciones que no sean la moneda nacional.
  • Costos de transacción elevados para proyectos de pequeño y mediano porte.
  • Aversión al riesgo en las instituciones financieras comerciales que deriva en cierta renuencia a considerar este tipo de operaciones —que involucran innovaciones tecnológicas, incertidumbre y riesgos de implementación—, acentuada por limitaciones de acceso al financiamiento que habitualmente enfrentan las pequeñas y medianas empresas.
  • Falta de confianza entre los actores (inversionistas, desarrolladores de proyectos, proveedores de tecnología, organismos públicos, empresas prestadoras de servicio). En el cuadro 2.2 se enumeran algunos riesgos y barreras que limitan el acceso al financiamiento y al incentivo para las inversiones —en los casos de estudio analizados—, y se describen los instrumentos financieros y de gestión de riesgo que se han aplicado para enfrentarlos.