Hasta el momento, mediante el plan de licitaciones de energías renovables ‘RenovAr’, se han adjudicado 1.473 MW en proyectos eólicos, 916 MW en solares fotovoltaicos, 15 MW de biomasa, 11 MW de mini-centrales hidroeléctricas y 9 de biogás. Pero ahora la intención del Ministerio de Energía y Minería de la Nación es comenzar a darle lugar también a nuevas tecnologías.

A principios de esta semana, el subsecretario de Energías Renovables, Sebastián Kind, manifestaba en una entrevista a un medio gráfico que “hay interés” por parte de la cartera en desarrollar proyectos de energía geotérmica. “Se estiman novedades para fin de año”, revelaba.

Esta coyuntura genera expectativas en el sector minero, sobre todo en los emprendimientos que tienen cierto grado de avance.

Cabe destacar que muchos de los aprovechamientos geotérmicos datan desde hace varias décadas y que, por diferentes cuestiones, fueron parados.

Entre ellos se encuentra el Proyecto Geotérmico Copahue de Neuquén –que data desde el año 1973-, quizá el que goza de mayor madurez en el país para comenzar a funcionar.

Según Luís Galardi, vicepresidente Agencia de Inversiones de Neuquén (ADI), entidad que está detrás de su desarrollo, a partir de los vapores endógenos que se extraigan del yacimiento situado en la mina denominada “Las Mellizas de Copahue” podría instalarse una capacidad mínima de 30 MW.

No obstante, el dirigente explicó que en lo más inmediato podría desarrollarse un primer módulo de 10 MW, aprovechando la capacidad de red de la Estación Transformadora de Caviahue, que cuenta con una línea subterránea de 33 kV de 9 km de longitud que permite su conexión al Sistema Argentino de Interconexión (SADI).

Lea también: “Con proyectos listos, privados reclaman cupo para energía geotérmica en licitación”

En declaraciones pasadas con este medio, Galardi aseguró que estarían en condiciones de presentarse a la licitación Ronda 2.0 del Programa RenovAr, anunciada para agosto; no obstante debiera propiciarse un espacio ya que la tecnología no estuvo contemplada en la Ronda 1.0. Desde Neuquén esperan más precisiones de las definiciones que prometió Kind a fin de año.

Cabe resaltar que, según el vicepresidente del ADI, un precio razonable para el funcionamiento de este proyecto rondaría los 85 dólares por MWh, valor inferior a otras tecnologías como las bioenergías, la mini hidroeléctrica y algunas fósiles.

Otro de los proyectos con interés de desarrollo es el del campo geotérmico Tuzgle, ubicado en el altiplano jujeño, dentro del Departamento de Susque. El emprendimiento comenzó a ser estudiado en 1978.

Ahora, la idea de las autoridades de Jujuy es consolidar un ‘Parque solar y geotérmico de la Puna’ con capacidad de generar hasta 1.500 MW –dentro de ese proyecto está incluido la central fotovoltaica Caucharí, de 300 MW-.

Según pudo averiguar Energía Estratégica, actores del sector privado están interesados en el desarrollo del emprendimiento geotérmico, pero requieren de mayor claridad para avanzar sobre las perforaciones necesarias para determinar la cantidad de MW que podrían instalarse allí. Hasta el momento hay estudios de pre-factibilidad del proyecto que aseguran su viabilidad.

Lea también: «El oficialismo propone analizar construcción de una central de energía geotérmica»

Por último, otro de los proyectos es el del Valle del Cura, en Despoblados, Provincia de San Juan. La posibilidad de explotación de energía geotérmica en la zona data del año 1977. A partir de allí, hubieron distintitos procesos de trabajo en el territorio. Ahora la firma Geotermia Andina presentó una oferta para continuar con los estudios.

Según declaró a medios provinciales Juan Reus, vicepresidente del Instituto Provincial de Exploraciones y Explotaciones Mineras (IPEEM), «Geotermia Andina estuvo asociada en UTE con Energía Provincial Sociedad del Estado (EPSE) y Barrick para explorar Despoblados. Pero pararon y esa UTE dejó de funcionar, desconozco los motivos. Ahora la firma quiere culminar lo que no pudo entonces con una perforación más profunda, de más de 1.000 metros porque la que hicieron en 2013 no superó los 500 metros”.

El propósito de Geotermia Andina es avanzar en las perforaciones sobre mediciones de temperaturas, ya que para la generación de energía se necesitan 150º o más. “La presunción es que habiendo obtenido 57º a 250 metros, es posible que los 150º se encuentren a menos de 1.000 metros”, consignaron desde el portal Tiempo de San Juan.

«Creemos que Geotermia Andina logrará su plan de inversión antes de los 5 años establecidos y podrá seguir si encuentra resultados positivos”, manifestó Reus.