En marzo del año pasado, la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina (ADEERA) rubricó un ‘convenio Macro de Cooperación Técnica’ con el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva apuntado al ‘Desarrollo Tecnológico para Redes Inteligentes en la Distribución Eléctrica’.

El acuerdo de colaboración mutua tiene como propósito el diseño, la promoción y la ejecución de proyectos de smart grids (redes eléctricas inteligentes) que tiendan a generar nuevos conocimientos, desarrollos y resalta la importancia que tiene para el país mejorar la distribución de la energía eléctrica con el apoyo explícito del conocimiento generado en el sistema científico-tecnológico nacional, a fin de lograr un uso racional y eficiente de la energía, informan desde ADEERA.

En virtud de ello, el pasado 8 de este mes, se llevó a cabo una reunión en la sede de la entidad donde participaron funcionarios de la Subsecretaría de Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, el subsecretario de Energía Térmica, Transporte y Distribución de Energía Eléctrica del Ministerio de Energía, Osvaldo Rolando, y especialistas de distintas distribuidoras del país.

Fuentes que participaron de la reunión contaron a energiaestratégica.com que próximamente se convocará a entidades y empresas interesadas (como Universidades, Centros de Estudios y proveedores y distribuidoras) a presentar “Ideas-proyectos” de redes inteligentes.

Durante la jornada ya hubo empresas interesadas que firmaron su adhesión al proyecto para participar y colaborar en él. Se espera que aumente el número de interesados.

La mecánica de clasificación de proyectos tendrá que ver con que las entidades y empresas presenten sus propuestas y un tribunal conformado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología, presidido por Lino Barañao, y técnicos de ADEERA, los evalúen y aprueben.

Lea también: «La posición de las distribuidoras sobre redes inteligentes y generación distribuida con energías renovables»

En cuanto al financiamiento para proyectos, en principio habría partidas desembolsadas por la cartera de Ciencia y la entidad que agrupa a distribuidores, pero se espera que también provenga de privados, dado que el mecanismo de redes inteligentes supone un plazo de repago en un tiempo relativamente corto por parte de las empresas de energía.

¿Las ventajas para las distribuidoras? El automatismo de las smart grids para identificar problemas en redes se repongan rápidamente. “En lugar que una distribuidora envíe una cuadrilla a detectar la falla, este sistema la identifica automáticamente, cortando la tensión en los extremos necesarios, evitado el corte de suministro en toda una zona determinada”, explican desde ADEERA.

En efecto, esto beneficia a las distribuidoras desde distintos enfoques: menos personal en la calle intentando identificar el corte eléctrico, menos usuarios fuera de servicio, por lo que los medidores continúan facturando, y menos minutos de corte, por lo tanto menores multas para las empresas de energía eléctrica.