Osvaldo Rolando, presidente de la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina (ADEERA), habla en nombre de la entidad que nuclea a empresas distribuidoras de electricidad de todo el país acerca de la legislación que habilita a usuarios particulares inyectar energía renovable a la red: Generación Distribuida.

En diferentes provincias (caso de Chubut, por mencionar un ejemplo concreto) hay cierta resistencia por parte de las distribuidoras en adoptar este tipo de medidas porque afectaría sus ingresos, por lo que temen un cuadro de crisis a futuro. En ese sentido, ¿cuál es el posicionamiento de ADEERA al respecto de impulsar este tipo de reglamentaciones?

Desde la Asociación entendemos que en un futuro no tan lejano, los usuarios de energía eléctrica estarán en condiciones de brindar el excedente de su generación propia a la red. De hecho, en el mundo eléctrico se impone una terminología “Prosumidor”, es decir, el consumidor que a su vez genera. Esta tendencia mundial representa todo un desafío para el sector, debiéndose adecuar la regulación para permitir el desarrollo de las denominadas redes inteligentes, contemplando, entre otras cosas, la seguridad en las redes. Por ello, desde la Asociación llevamos adelante un plan de capacitación a sus asociados, que contiene un módulo sobre generación distribuida, dictado por un especialista de la Universidad Nacional de Río Cuarto.

¿Han tenido diálogos con autoridades al respecto? 

En tal sentido podemos comentar que la Asociación suscribió un convenio con la Secretaría de Energía y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) para promover de forma mancomunada la investigación en las nuevas tecnologías de distribución eléctrica, también conocidas como Smart Grids, Asimismo se estableció un grupo de trabajo conformado por miembros de dichos organismos e instituciones, a los que se suma la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA).

A nivel internacional, ADEERA ha firmado un convenio de cooperación con el Departamento de Energía de Estado Unidos sobre el mismo tema.

Por otra parte, formamos parte activa de un Foro sobre medidores autoadministrados, una variante de las redes inteligentes que permite al usuario “recargar” la energía que consume en el medidor de una forma similar a como se hace con los teléfonos celulares.

Asimismo consideramos que la legislación que al efecto se dicte, deberá contener una correlación directa con las particularidades de cada región del país, contemplando, por ejemplo, que el sur es más apto para el desarrollo de la energía eólica y que el norte lo es para las solares.

¿Cómo se podría instrumentar este tipo de políticas?

Desde ADEERA percibimos que el futuro del sector viene de la mano de la implementación de redes inteligentes y de la activa participación de los usuarios en el intercambiando energía.

Este nuevo paradigma necesariamente debe incluir adecuaciones en la regulación que permitan afrontar las inversiones necesarias para gestionar esta nueva forma de interrelación con los usuarios.

Por otra parte, preguntarle su posicionamiento sobre la quita de subsidios que se estima aplicaría un próximo gobierno..

Entendemos en la agenda del nuevo Gobierno un tema prioritario será la reformulación del rol del Estado en relación a los subsidios que recibe la demanda; pero, como la energía eléctrica es un derecho del ciudadano, entendemos que es necesario definir la implementación de una Tarifa Social a nivel nacional. Hoy, más que nunca, el servicio eléctrico no debe ser sólo para quienes puedan pagarlo, debe ser para todos, y la regulación a cargo del Estado debe dar respuestas a tal necesidad.

Hecha la aclaración, en la Asociación consideramos que una adecuada asignación de los subsidios permitiría al Estado mejorar el uso de sus recursos, brindando protección a quien realmente la necesita.