“El Pliego dice que no va a haber incentivo de ningún tipo, ni de indexación, ni factor de incentivo anual, ni factor por potencia. Entonces, bajo ese concepto, los proyectos van a recibir entre 40 y 50 dólares menos que en la Ronda 2”, analiza en diálogo con Energía Estratégica Francisco Della Vecchia, Socio Gerente de Grupo IFES S.R.L., EPCista local abocado al desarrollo de proyectos bioenergéticos.

El especialista se remite a que en la Ronda 2 del Programa RenovAr, el Gobierno había otorgado para todos los emprendimientos adjudicatarios un Factor de Ajuste (1,71% anual acumulativo) y un Factor de Incentivo, para estimular la temprana entrada en generación de las obras.

Entre ambos beneficios, el precio final celebrado por contrato (u$s/MWh) aumentaba en alrededor de un 20 por ciento. Ahora la nueva licitación Mini Ren Ronda 3 no sólo fijó los mismos precios máximos sino que quitó estos incentivos.

Además, exclusivamente para los proyectos de biomasa y biogás, el Gobierno había otorgado un incentivo por escala en la subasta anterior, ofreciendo mayor rentabilidad para proyectos de bioenergías pequeños. Ahora para el Mini Ren también se han quitado.

Lea también: «Expertos advierten barreras a las bioenergías en el de MiniRen: desventajas para alcanzar competitividad y llegar a acuerdos con distribuidoras»

“En la Ronda 2 los proyectos de biomasa recibieron precios de entre 125 y 145 dólares por MWh y los de biogás entre 180 y 210 dólares por MWh, en términos concretos de lo que va a pagar CAMMESA. Y para esta Ronda va a quedar 160 dólares por MWh para biogás y 110 para biomasa”, compara el especialista.

En conclusión, sostiene que para esta nueva subasta sólo se presentarán proyectos de industrias o empresas que por su actividad agroindustrial tengan residuos y aprovechen el calor de sus turbinas o motores para generar energía por cogeneración. “Sólo a ellos le van a cerrar los números”, observa el ingeniero.

“De este modo no se va a desarrollar la industria del biogás y la biomasa; la ronda 3 termina perjudicando al mercado”, advierte Della Vecchia y agrega: “además la caída de precios no se explica por el avance tecnológico ni por el desarrollo de la industria porque salvo contados proyectos (adjudicados en el RenovAr), la mayoría aún no iniciaron su construcción”.