Los legisladores que presentaron en la Comisión de Energía y Combustibles de la cámara baja son: Elia Agoria y Sixto Bermejo del partido Trabajo y Dignidad (Chubut); María Peñaloza de Compromiso por San Juan; Adriana Nazario de Unidos por una Nueva Argentina (Córdoba); María Villavicencio de la fuerza Bicentenario (Tucumán); Horacio Alonso de Federal Unidos por Una Nueva Argentina (Buenos Aires), y María Cristina Cremer de Busti de Unión por Entre Ríos.

Establécese un régimen de promoción con el objeto de promover e incentivar la instalación de equipos de energía solar y/o eólica en viviendas familiares, y/o unidades productivas relacionadas a las economías regionales, microempresas, pequeñas empresas y empresas de la economía social. Este régimen será financiado por el Banco Nación”, plantea el primer artículo del proyecto de ley.

Y para lograr este objetivo plantean que “el Banco de la Nación Argentina otorgará créditos a tasa mínima, con garantía prendaria sobre los bienes financiados, por un monto a determinar en cada caso, según sea una instalación familiar, u otra situación, con un plazo de devolución de hasta 60 (sesenta) meses o el plazo mayor que se determine de común acuerdo entre el Banco y el beneficiario”.

Así, los diputados entienden que se podrá impulsar la generación de energía renovable a nivel domiciliario, comercial e industrial.

Otro punto a tener en cuenta es la necesidad de tener la mirada puesta en las energías “limpias” (eólica, solar, biomasa). Este es un tema que se ha debatido en esta Honorable Cámara, y estamos todos de acuerdo en que debe tenderse a utilizar los recursos energéticos alternativos, siempre que sea posible”, expresaron en los fundamentos.

Y si bien valoraron la subasta por 1.000 MW que lanzó el Ministerio de Energía y Minería, consideraron que “el usuario común no podrá disfrutar de esos beneficios en lo inmediato”.