La iniciativa, que ingresó este mes, lleva la firma de los diputados del Bloque Justicialista Guillermo Snopek, Héctor Tentor, Gustavo Martínez Campos, Carlos Rubin y Néstor David. Para su discusión en el recinto, deberá ser aprobada en las Comisiones de Energía y Combustibles, Economías y Desarrollo Regional, y Presupuesto y Hacienda.

En el primer artículo, plantean: “Establécese que todo combustible líquido caracterizado como nafta -en los términos del artículo 4º de la Ley Nº 23.966, Titulo III, de Impuesto sobre los Combustibles Líquidos y el Gas Natural, texto ordenado en 1998 y sus modificaciones, o en el que prevea la legislación nacional que en el futuro lo reemplace- que se comercialice dentro del territorio nacional, deberá ser mezclado por los beneficiarios del presente régimen de promoción, en un porcentaje del QUINCE POR CIENTO (15%) como mínimo, medido sobre la cantidad total del producto final”.

De acuerdo a las posibilidades operativas de las plantas, en puntual, de los productores de caña de azúcar, los Diputados entiende que la mezcla al 10 por ciento, como establece la legislación vigente, “no es suficiente” para la estabilidad y crecimiento del sector.

Por ello, la iniciativa en consideración propone una modificación a la Ley 26.334, «Régimen de Promoción de la Producción de Bioetanol», fijando un porcentaje mayor tan necesario para la seguridad jurídica.

En sus argumentos, sostienen que “el crecimiento de la productividad agrícola junto con los excedentes sistemáticos de azúcar en el mercado internacional, excluye a la caña de la discusión energía versus alimentos. La actual producción de caña de azúcar suple las necesidades alimenticias, siendo el derivado de estas lo utilizados para la producción del bioetanol”.

Con dicho excedente se podrá incrementar el porcentaje del biocombustible y así alcanzar el quince por ciento (15%), y evitar el desperdicio actual y contribuir al crecimiento de las economías de las región azucarera de nuestro país.