El proyecto fue aprobado por amplia mayoría, cuenta el Diputado nacional por el Frente para la Victoria (FpV) por el distrito de Río Negro, Luís María Bardeggia, uno de los autores de la propuesta de “Promoción para las pequeñas y medianas empresas fabricantes de aerogeneradores para la industria de la energía eólica”, cuyo número de expediente es 9316-D-2014.

El legislador se mostró contento por el apoyo que recibió en la sesión de ayer, sobre todo en medio de la ardua discusión que se generó por la designación del secretario de Justicia, Julián Álvarez, y el titular del Banco Nación, Carlos Forlón, como integrantes de la Auditoría General de la Nación (AGN).

De ingresar al senado y obtener estado parlamentario, esta iniciativa que estimula la energía eólica en el país podría ser ley este año. Se complementa con la ley 27.191 de energías renovables, desde un punto de vista legal y laboral.

La propuesta del oficialismo ya había conseguido el visto bueno en una reunión plenaria, conformada por representantes del oficialismo y la Secretaría de Energía de la Nación. Sin dudas, que haya recibido consenso de estas características, implica que el Poder Ejecutivo apoya la iniciativa.

¿Qué establece el texto? En principio, reducir la carga fiscal sobre el personal: “los beneficiarios de la presente ley podrán convertir en un bono de crédito fiscal intransferible hasta el sesenta por ciento (60%) de las contribuciones patronales que hayan efectivamente pagado sobre la nómina salarial total de la empresa con destino a los sistemas y subsistemas de seguridad social”.

Se podrían utilizar dichos bonos para la cancelación de tributos nacionales, en particular el impuesto al valor agregado (IVA) y otros de igual jurisdicción y sus anticipos, en caso de proceder, excluido el impuesto a las ganancias.

Para la región Patagónica, que presenta un potencial excepcional para el funcionamiento de la mini-eólica y donde se concentran el grueso de los fabricantes, el beneficio fiscal asciende al 70 por ciento.

A los fines de facilitar el funcionamiento operativo, los diputados proponen que “las importaciones de productos indispensables para la actividad que realicen los sujetos que adhieran al presente régimen de promoción quedan excluidas de cualquier tipo de restricción presente o futura”.

Pensando en posibles inversiones, mencionan que “el Banco de la Nación Argentina dispondrá el otorgamiento de créditos a tasa subsidiada”. Los recursos necesarios saldrían de partidas específicas asignadas en el Presupuesto Nacional.

Por otra parte, establece que el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MINCYT), a través de la Agencia Nacional de Promoción a la Ciencia y la Tecnología (ANPCYT), promoverá el desarrollo de un fondo sectorial para financiar investigación y desarrollo en la fabricación de aerogeneradores.

En el artículo 10, menciona que “quienes adhieran a los beneficios establecidos en la presente ley, que además de la industria de fabricación de aerogeneradores como actividad principal desarrollen otras de distinta naturaleza (ejemplo de las metalúrgicas), llevarán su contabilidad de manera tal que permita la determinación y evaluación en forma separada de la actividad promovida del resto de las desarrolladas”.

Este Proyecto de Ley se propone promover uno de esos sectores, el de los fabricantes de aerogeneradores, en especial de media y baja potencia, integrado por pequeñas y medianas empresas localizadas en distintas provincias del país. Estas Pymes poseen un conjunto de dificultades para constituirse en proveedoras de generadores que estimamos conveniente contribuir a solucionar a través de este Proyecto”, sostienen sus promotores.