Santa Fe es una de las provincias de peso en la industria automotriz, junto con Córdoba y Buenos Aires. General Motors es una de las terminales radicadas en su territorio que, desde su planta de Alvear, produce rodados para el mercado interno y de exportación. También cuenta con gran cantidad de proveedores abocados a abastecer las auto-partes.

La propuesta del legislador provincial Joaquín Andrés Blanco (PS) que ingresó en la legislatura un proyecto de ley (Descargar) apunta a consolidar la industrialización teniendo en cuenta el cambio tecnológico hacia rodados propulsados a energía eléctrica.

El objetivo de la iniciativa está claramente definido en el artículo primero: “fomentar la industrialización de vehículos eléctricos y con tecnologías de energías alternativas en el ámbito de la Provincia de Santa Fe, para la movilidad urbana y periurbana, tanto para uso particular o profesional, agrícola, transporte de carga y público de pasajeros”.

En diálogo con Energía Estratégica, Blanco contó sobre el estado de avance del proyecto: “venimos trabajando con áreas del ejecutivo provincial, principalmente el área de la secretaría de energía, buscando tener un marco jurídico legal que propicie la producción autopartista y de vehículos eléctricos e híbridos”.

La propuesta ingresó al recinto y deberá ser tratada en las comisiones de Ambiente e Industria. “La ley viene a sumar la pata del Estado, queremos brindar elementos, contribuir a la gestación de un verdadero ecosistema, empujar la investigación pensando en el desarrollo de este tipo de vehículos”.

“Ahora estamos en la etapa de convocar a las empresas, asociaciones y a los organismos científicos que están vinculados  en la temática; tenemos los elementos y los actores para plantear una mirada de largo plazo”.

De hecho, la Asociación Argentina de Vehículos Eléctricos y Alternativos (AAVEA) asesoró técnicamente al legislador para la elaboración del texto.

De cara a consolidar el mercado, Blanco explicó que además de beneficios económicos para inversores que busquen radicas fábricas en la provincia, los emprendedores reclaman “una nueva ley que brinde previsibilidad”.

Y agregó: “planteamos que haya un plan de largo plazo; por parte del Estado va a haber incentivos, que serán económicos, pero también otros que son indirectos, por ejemplo, estamos proponiendo laboratorios de investigación,  que es un desembolso importante del Estado y va a tener impacto directo en el sector privado, para toda la industria”.

En definitiva, el diputado oficialista se propone evitar que la provincia pierda su rol de fabricante: “no queremos que santa fe sea importador de vehículos eléctricos”.

Lo plantea leyendo el escenario energético y del transporte a nivel global: “hay un cambio de paradigma que tiene que ver con la utilización de energías limpias para la movilidad”.

“Tenemos muchas posibilidades en Santa Fe y esto no tiene que quedar como la ley de un partido; tiene que ser la ley de todos los que estamos convencidos de que tenemos que avanzar con energías renovables; queremos armar un buen grupo de trabajo que genere consenso amplio entre los partidos porque para ver resultados tiene que ver inversión durante por lo menos 10 años”, concluyó.