¿Cómo surgió la iniciativa para aumentar el tope de generadores exentos que llevó a las centrales de Generación Distribuida a reducir la cantidad de trámites?

Desde mediados del año pasado empecé a dialogar en mi calidad de secretario de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados con las principales asociaciones que trabajan en materia de energía solar en México.

¿Cuáles serían?

Principalmente con la Asociación Mexicana de Energía Solar (ASOLMEX) y la Asociación Nacional de energía solar (ANES). Pero también estuvo en contacto con otras asociaciones del rubro fotovoltaico.

¿En qué consistió el diálogo con estas asociaciones?

Estuvimos viendo en conjunto el marco normativo internacional y sobretodo de varios estados de nuestro vecino del norte. Así encontramos que México era un país donde el tope de generación exenta en 0.5 MW se encontraba muy por debajo respecto al límite en otros países.

De aquel diálogo llegamos a distintas conclusiones. Primero, reconocimos que México tiene una gran franja solar con potencial. Se habla de que desde un 80% (como número más reservado) a un 90% del territorio mexicano cuenta con una irradiancia solar óptima para desarrollar proyectos solares. 

Segundo, advertimos que México tiene un gran problema de mantenimiento y suficiencia en nuestras líneas de transmisión y de distribución de energía eléctrica, producto de que no ha habido la inversión suficiente para crear más líneas y darle mantenimiento a las que ya existen.

Muy ligado a la reflexión anterior es el aspecto social en el que consideramos que áreas de nuestro país que aún no tienen acceso a la energía eléctrica puedan tenerlo a partir de esta alternativa.

Una respuesta a estas tres aristas vendría a ser aumentar la generación cerca o en el mismo lugar del consumo…

Exactamente. La generación exenta, que por lo general es generación distribuida (entiéndase por esta, la que se genera en sitio de su consumo), se presenta como una alternativa para democratizar el acceso a la energía.

Esta además te permite reducir el estrés de nuestra línea de transmisión y distribución. Esto quita además otra gran tensión en México que es económica.

¿Cómo repercutiría eso hoy?

La carga la tendría que absorber la CFE para poder dar mantenimiento a las líneas por ejemplo. Apostando aumentar la generación exenta, podemos no sólo reducir a largo plazo esta carga financiera que tiene la CFE sino también permitir que en el mercado hayan proyectos mucho más viables para producir energía.

¿Analizaron también el cumplimiento de los acuerdos internacionales de reducción de emisiones de CO2?

Sí. México es signatario de los acuerdos internacionales en materia ambiental y parte de ellos tienen que ver con desfosilizar nuestra producción de energía.

La generación exenta ha ido de la mano en su mayoría de energía renovable. Existen algunas centrales de generación exenta que utilizan gas, pero son una minoría. De ahí es que queremos continuar creando las condiciones legales para poder cumplir con nuestros compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. 

Esta iniciativa ya fue turnada a la Cámara de Energía ¿qué pasos siguen?

El proceso legislativo aquí en México contempla que las comisiones soliciten opinión técnica de órganos de gobierno que se puedan ver involucrados en el asunto en cuestión.

Puedo adelantarte que, en este caso, la comisión de energía ya ha enviado oficios de consulta a la Comisión Federal de Electricidad y a la Secretaría de Energía, que son los dos órganos de gobierno que se verían relacionados a esta iniciativa. Entonces, las solicitudes de opinión técnica fueron hechas desde nuestro lado y ahora estamos a la espera de su contestación.

¿Cuánto tiempo tienen para la contestación?

No hay un plazo fijado por ley para estas contestaciones. Pero por lo general se resuelven en poco tiempo, por lo que esperamos que las realicen en el mes de marzo.

¿Cuándo consideran que pueden propiciar este debate en su comisión?

Creemos que podremos realizarlo en el mes de abril. Ya que no hay que olvidarse que el poder legislativo sesiona de forma ordinaria hasta el último día del mes de abril. Por eso, nosotros realmente esperamos que podamos impulsar el proceso legislativo de esta iniciativa en este periodo de sesiones.

¿Qué impresiones preliminares recibió de los otros diputados que integran la Comisión de Energía?

Hubo un diálogo preliminar hace unas semanas, luego de que en la última reunión de la Comisión el titular de ASOLMEX realiza una presentación introductoria a este tema. Desde el primer momento los compañeros integrantes de la comisión vieron con buenos ojos aquella presentación y el contenido de la iniciativa. De ahí Es que puedo hablar de un consenso mayoritario para poder sacar adelante la reforma.

¿Qué principal reto identifica?

La Comisión Federal de Electricidad. Ya que, en voz de su director general, ha mostrado en diferentes ocasiones que tiene un alto grado de desconfianza a las energías renovables variables. En específico, ha señalado una preocupación por su intermitencia, en especial la energía eólica y fotovoltaica. De allí, nosotros creemos que el principal reto para sacar adelante esta iniciativa es que no haya oposición de dependencias del Gobierno federal. Otra alternativa es que a través de los diputados que son afines al gobierno vaya a haber un intento de bloquearla.

Una declaración del director general CFE realizada meses atrás indicaba que él estaba a favor de la generación exenta y distribuida, siempre y cuando no afectara los intereses de la CFE. Para Mi gusto es una declaración polémica que se pueda entender de muchas maneras y que yo veo como un reto que se demuestre lo contrario para la aprobación de esta iniciativa.

¿Guarda esperanzas de que se pueda aprobar este año?

Yo creo que sí. Porque creo que ha sido bien acogida por muchos sectores (ciudadanos, empresariales, industriales y académico). Fundamentalmente porque los principales beneficiarios de su aprobación van a ser las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas que tienen un consumo entre los 500kW y 1 MW, y que estan buscando alternativas para tener un suministro estable y limpio. Hoy estas empresas no pueden acceder a los beneficios de la Reforma Energética y las energías renovables porque fundamentalmente se les hace largo y costoso el trámite previo. Lamentablemente tramitar un permiso a generación en este país con la Comisión Reguladora de Energía puede demorar hasta más de un año.

Iniciativa dar en el corazón de la competitividad de muchas industrias en México y por eso yo espero que la sinergia que podamos hacer entre distintos actores haga que realmente prospere este cambio.