La semana pasada, la diputada por Unión por Entre Ríos (Frente Renovador), Cristina Cremer De Busti, presentó un proyecto de Ley titulado “Autogeneración Distribuida, a partir de Fuentes Renovables de Baja y Media Potencia al Sistema de Distribución de energía”, el cual permite la inyección de energía renovable a la red eléctrica por parte de usuarios particulares en todo el territorio nacional.

Asimismo, la propuesta (Ver proyecto de Ley)  incorpora las figuras de “Auto-consumo a distancia” y “Autogeneración compartida a distancia”.
Propone:

“I – Autogeneración de baja potencia: central generadora de energía eléctrica con potencia menor o igual a 30 KW.

II – Autogeneración de media potencia: central generadora de energía con potencia instalada mayor de 30 Kw y menor de 300 KW.

III – Autoconsumo a distancia: permite a los usuarios, que disponen de unidades auto generadoras, transferir parte la energía sobrante a otra cuenta de la misma persona física o jurídica dentro de la misma área de concesión, el crédito de la energía excedente será compensado a otras facturas.

IV – Autogeneración compartida a distancia: integrada por consumidores dispersos dentro de una misma área de concesión, reunidos por medio de consorcio o cooperativa, compuesta por personas físicas o jurídicas, que posean unidades consumidoras distribuidas en locales diferentes a la unidad o unidades auto generadoras las cuales la energía producida será facturada proporcionalmente”.

En diálogo con energiaestrategica.com, Cremer dice desconocer la dinámica del equipo de trabajo que actualmente están llevando a cabo los diputados nacionales Gustavo Bevilacqua (Frente Renovador), Juan Carlos Villalonga (PRO), Luís María Bardeggia (FpV) y Néstor Tomassi (Bloque Justicialista), que en conjunto están elaborando un proyecto de Ley común de Generación Distribuida unificando criterios y llevando a cabo reuniones con distintos actores.

“Al no conformar la Comisión de Energía, no he tomado contacto con ellos ni conozco sus proyectos. Pero dada la inquietud, vamos a constituirnos en la Comisión como para que podamos dialogar con los diputados y que todos los proyectos sean tomados y en base a eso sacar, en lo posible, un proyecto superador”, se compromete Cremer.

“La idea no es instalar el proyecto personal sino lo que queremos es cambiar la mentalidad de la gente, de que hay una nueva forma de generar energía”, remata la legisladora.

Tarifa de incentivos

En cuanto a tarifa de incentivos, el texto anticipa que “el valor a pagar por el usuario será la diferencia mensual entre la energía recibida de la red y la entregada por el usuario al sistema”.

“Autogeneración de baja potencia, si existiese un excedente en el mes facturado a favor del usuario, devengará un crédito para la facturación del periodo siguiente. Cada 12 meses la empresa distribuidora calculará el excedente acumulado que deberá ser retribuido, con el fin de favorecer la implementación de este sistema, cada kw excedente se verá beneficiado con un precio de un 25% adicional por el transcurso de 10 años después de ese periodo el precio de la energía será compensada al mismo valor del distribuidor”.

“Autogeneración de media potencia, actuará de la misma manera que los usuarios de baja potencia, pero considerando que el precio del Kw excedente será el mismo que el suministrado por el distribuidor o podrá compensarse en otras cuentas que tenga el usuario con el mismo Cuit o Cuil”.

Por otra parte, la diputada Cremer presentó a fines de septiembre un proyecto de Ley de “Exención del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a Artefactos Impulsados por Energía Solar para Uso Domiciliario”.

La idea de la propuesta es que queden exceptuados del dicho impuesto “todos los artefactos impulsados por energía solar para uso domiciliario que posibiliten el ahorro de energías convencionales” por el termino de 10 años a partir de la sanción de la Ley.

“Como son elementos caros, con el proyecto vemos la posibilidad de incentivar el uso de equipos solares a partir de la exención del IVA”, justifica Cremer.