Del evento participó también Enrique Maurtua Konstantinidis, director de Cambio Climático de FARN (Fundación Ambiente y Recursos Naturales). En una entrevista para Energía Estratégica resumió los aspectos sobresalientes.

¿Qué temas expuso Aranguren en su exposición?

En realidad simplemente se limitó a exponer un pantallazo de la situación de las renovables en argentina. En su presentación explicó con los objetivos de renovables que nuestro país tiene (8% 2018, 16% 2021 y 20% 2025). Hizo hincapié en las garantías que proveyó el país para las licitaciones (nacionales, tesoro y Banco Mundial), los 20 mil puestos de trabajo que se crearían y las 5 millones de toneladas de CO2 que se ahorrarán con las renovables.

También resaltó la sobreoferta que se recibieron en las dos licitaciones y aseguró que ya estaban avanzando rápidamente en la implementación.

¿Dio señales a futuro?

Un periodista le preguntó si iba a mantener la agenda de Clima y Energía en la agenda del G20 cuando Argentina tenga la presidencia el año que viene, a lo que Aranguren respondió que habrá que ver cuál es el resultado del G20 en Alemania este año pero también reconoció que hay un claro vínculo entre las dos agendas.

¿Cuáles fueron las principales conclusiones del evento en Berlín?

Este evento se lleva a cabo todos los años. En este caso, fue muy interesante el alto perfil que tuvo la concurrencia y las personalidades que pasaron por allí. Se habló mucho sobre la economía del carbono: precios al carbono, eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles y la eficiencia energética.

Vale la pena mencionar que el mismo día que inauguró el evento, la Energy International Agency EIA y la International Renewable Energy Agaency IRENA lanzó un reporte conjunto en el que se destaca la necesidad de eliminar el uso de los combustibles fósiles y llegar a más del 70% de la producción de la electricidad mundial con fuentes de renovables.

El reporte también hace referencia a los temas de Eficiencia energética y la necesidad de eliminar los subsidios a los combustibles fósiles porque son un freno a la transición.

Como nota de color, estuvo Bernard Pickard, el francés que lidero y piloteó el avión solar alrededor del mundo. (Comentario aparte: Sería muy interesante si viene a Argentina, es muy bueno dando charlas inspiradoras).

Desde FARN… ¿qué propuestas están en lo que respecta al sector energético?

En FARN estamos involucrados en la promoción de las energías renovables, la eliminación progresiva de los combustibles fósiles y la prevención de proyectos energéticos dañinos para el medio ambiente como las Grandes Represas Hidroeléctricas y la energía nuclear.

FARN además es miembro de la Alianza por las Energías Renovables de Argentina, donde participa activamente para promover con los demás miembros el desarrollo adecuado de las energías renovables.

¿Se podría mejorar el compromiso ambiental del país?

Argentina tiene un compromiso internacional de reducción de emisiones en el marco de la convención de Cambio Climático. Nuestro país tiene mucho camino por recorrer en el desarrollo bajo en emisiones. Y es un camino absolutamente realizable.

El ministro Aranguren mencionó en su presentación que el objetivo del 20% para 2025 será un piso y que posiblemente sea sobrepasado. Esto es esperanzador, y seguramente realizable. Sin embargo el gobierno sigue invirtiendo fuertemente en energías convencionales que atentan contra ese objetivo. Así como le ha dado un espacio a las renovables, el gobierno también ha proyectado reforzar la generación con centrales termoeléctricas y apuesta fuertemente a los combustibles fósiles no convencionales de vaca muerta, las grandes centrales hidroeléctricas, y la energía nuclear. Esto demuestra que todavía quedan muchos desafíos por delante si se quiere ser consistente con un desarrollo bajo en emisiones.

¿Cuáles son los próximos desafíos de la institución?

La cumbre de G20 del año que viene en Argentina será un momento interesante para ver qué lugar le da nuestro gobierno al cambio climático y el desarrollo de las energías renovables en la agenda que tendrá que armar antes de diciembre de este año.

Lea también: «El balance de lo que dejó la cumbre contra el Cambio Climático en Marruecos»