El balance de los primeros años de desarrollo del mercado renovable en Argentina es positivo, según la consultora AIRES Renewables. Y el avance de empresas extranjeras que apuestan al crecimiento en el país estaría reflejado fuertemente en los proyectos de gran escala adjudicados en programas de subastas. 

Como disertante en un desayuno entre profesionales del sector, Diego Werner, Director Técnico y Comercial de AIRES, confesó que la primera sensación al rededor de las licitaciones para el abastecimiento a la red a través de fuentes renovables es una sorpresa para bien. 

En este sentido, Werner observó tres principales aspectos que forman parte del crecimiento de mercado: a medida que se avanza con procesos licitatorios se está invirtiendo más en ingeniería para asegurar el éxito de un proyecto; además, el rubro EPC es en donde más cantidad de empresas se han creado en el país o empresas extranjeras han venido; y, por otro lado, aunque hay falta de personal local con expertise se está prestando especial atención a las capacitaciones en las tecnologías que se empiezan a desarrollar en el país.  

“Creo que el mercado empieza a ser un poco más maduro. Vemos que se está invirtiendo muchísimo en ingeniería y suelo, cosa que antes no pasaba. Hoy, los buenos proyectos ya están llegando a buen puerto y los malos proyectos, los que quieran hacer un cash out muy rápido por ejemplo, van a tener más complicaciones”.

Tanto los desarrolladores como los constructores extranjeros estarían invirtiendo un buen porcentaje de su dinero en poder entender las condiciones macro, del sitio, de la capacidad de recursos humanos en el país, previendo posibles problemas en la fase de construcción. 

Con las propias complicaciones de un país que incorpora procedimientos y sortea nuevas barreras, como aduanas congestionadas por la llegada de aerogeneradores, Werner aclaró que la construcción de proyectos renovables y el desarrollo del mercado pueden ralentizarse, sin embargo identifica un progreso.  

“Lo que vemos es que empresas que lograron adjudicar proyectos en RenovAr 1, han duplicado su apuesta para RenovAr 2 y ahora lo están haciendo en Mater. Es una nueva metodología donde, cada vez que se abre una puerta para una licitación, aquellas empresas que están transitando el proceso constructivo, que están invirtiendo y cumpliendo con los compromisos, renuevan su apuesta yendo a nuevos procesos licitatorios. Si esto sucede es porque algo está bien”.

Werner consideró que si bien los proyectos pioneros de renovables estuvieron muy poco preparados desde el punto de vista de ingeniería en la primer ronda del Programa RenovAr, en la ronda 2 esto empezó a cambiar. Las condiciones fueron mucho más firmes y esto provocó que hagan falta muchos más trabajos de ingeniería para que los proyectos se destaquen por sobre el resto, con la alternativa de venderlos o licitarlos, y posteriormente construirse.

En las charlas iniciales se juzgaba cuántos proyectos adjudicados se iban a hacer y se especulaba sobre la tasa de mortalidad que podría darse. En ese sentido, solo 2 hasta el momento han sido rescindidos de su contrato por incurrir en el incumplimiento de los hitos preestablecidos.

Lea también “El Gobierno ordena el mercado y se planta ante incumplimientos de los empresarios: rescindirá dos contratos de energías renovables”

Por otro lado, hay avances claros de proyectos de RenovAr 1 y 1.5, que casi su totalidad están terminados o en fase de construcción. Werner aclaró que los proyectos que han sido bien ejecutados, con un buen nivel de ingeniería y con esfuerzo técnico detrás, son proyectos que están teniendo muy buenos procesos constructivos o muy buenos procesos de venta.

“Aquellos proyectos que han sido bien gestados están teniendo más de un interesado para la compra. Incluso en estos tiempos más turbulentos se ven procesos de due diligence, se está trabajando mucho en auditorías técnicas de proyectos. 

También hay proyectos que no han sido bien hechos y que han sido gestados con una mera gestión comercial, que no tienen ningún ingeniero detrás, y realmente a esos no sé cómo es que les va a ir”. 

En relación a aquello es que el Director Técnico y Comercial de Aires Renewables expresó que existe una posibilidad de que muchos proyectos que no han firmado contratos aún con CAMMESA estén motivados a vender el emprendimiento antes de comprometerse a cumplir con la construcción y posterior puesta en marcha.