Uno de los paneles que atrajo mayor interés del público ayer, durante el evento Latam Future Energy –producido por Energía Estratégica y Latam Smart Energy-, fue la entrevista que se le realizó a Diego Mesa, ministro de Minas y Energía de Colombia.

El funcionario reveló aspectos que están evaluando para la tercera subasta de energías renovables, que se lanzará durante el primer semestre del 2021.

Mesa anticipó que, como principal diferencia con la convocatoria anterior, ésta será para el mercado no regulado, es decir, empresas e industrias.

Este segmento, que consume unos 20.000 GWh/año de energía, “representa el 30% de la demanda de energía del país”, indicó el funcionario.

Remató: “algo muy similar de lo adjudicado en la subasta de octubre”, cuando fueron seleccionados 1.365 MW. ¿Está la posibilidad de que la demanda objetivo para esta subasta sea similar a la anterior? Los dichos del ministro deslizarían esa posibilidad.

En cuanto a la fecha de entrada en operación comercial de los proyectos que fueran adjudicados, el jefe de la cartera energética indicó que se fijará para antes del 31 de diciembre del 2022. “Es una subasta para la reactivación y tiene que ser para proyectos que se puedan construir en un muy corto plazo”, justificó.

En ese sentido, destacó que en el registro de proyectos de la UPME existen “con conceptos de conexión en Fase 2 y Fase 3 más de 7.000 MW de capacidad instalada, en su gran mayoría de energías renovables no convencional”. De esa proporción Mesa destacó que 5.800 MW corresponden sólo a proyectos solares fotovoltaicos.

¿Otra diferencia respecto a la convocatoria de octubre será la divisa con la que se celebren los contratos, pasado del peso colombiano al dólar estadounidense? “Lo estamos discutiendo internamente dentro del Ministerio”, manifestó Mesa.

No obstante a ello, el funcionario sostuvo que, una vez definidos los Pliegos de la subasta, serán puestos a consideración por los agentes del mercado de manera no vinculante. Todo este proceso llevará tiempo. “Esperamos que la subasta se lance durante el primer semestre del 2021”, enfatizó el ministro.

Movilidad eléctrica

En cuanto a vehículos eléctricos, Mesa destacó que “la Ley de Movilidad Eléctrica ha dado muy buenos resultados”.

“En 2019 Colombia ocupó el 1er lugar en ventas de vehículos exclusivamente eléctricos en Latinoamérica, por encima de Chile y República Dominicana”, justificó.

Ante esta estadística contundente, el funcionario fue más allá: este año “hubo un incremento del 80% en ventas de vehículos eléctricos con respecto al primer semestre del 2019”.

El próximo paso que dará el Gobierno, anunció Mesa, es estimular el desarrollo de infraestructuras de carga para interconectar rutas entre jurisdicciones para la recarga de autos eléctricos. “Creemos que hay que darle también incentivos a ese segmento de mercado”, enfatizó.

Por otro lado, destacó que están evaluando nuevas acciones de estímulos para la movilidad eléctrica como el lanzamiento de una línea específica de créditos blandos.

Líneas de transmisión

Consultado sobre cómo avanzan los proyectos de interconexión del sistema eléctrico, Mesa destacó: “Hay cerca de 16 proyectos de líneas de transmisión, tanto nacional como regional, con inversiones de cerca de 360 millones de dólares” que están en procesos de ejecución o en instancias previas a licitarse.

De estos emprendimientos, media docena se desarrollarán para interconectar aún más la región Caribe con el centro del país.