Sobre estas obras de ampliación, Alfredo Bernardi, Gerente de Relaciones Institucionales de Genneia informa que «en la jornada de hoy se colocará el último aerogenerador de los doce” que están previstos en el plan de inversiones.

Desde el punto de vista técnico se están dando los últimos pasos, dado que el compromiso es tenerlo listo antes de 2018. En breve, comienzan las pruebas para corroborar el normal funcionamiento.

“A partir de la colocación del último comienzan los detalles de terminación de obra”, precisa Bernardi. En suma, la granja patagónica tendrá una potencia total de 101,4 MW.

“Será el primero en estar terminado de los que comenzaron a partir del relanzamiento que se produjo con la sanción de la Ley 27.191”, explica.

Actualmente, la granja produce 300.000 MWh anuales y brinda energía a 100.000 hogares. Desde Genneia aseguran que esto permite el ahorro de 85 MM m3 de gas natural, lo que significa al país evitar la salida de 75 millones de dólares en importaciones.

“La producción además compensa en bonos de carbono. La empresa brasileña Natura ya ha adquirido esos bonos durante 2016”, destaca el Ejecutivo.

Con esta ampliación, Genneia cumplirá su contrato a 20 años con Loma Negra, firmado el 2 de septiembre de 2016, previamente a la publicación de la Resolución 281, marco regulatorio que permite a los Grandes Usuarios del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), con demandas de potencia iguales o mayores a 300 kW, adecuarse a la Ley 27.191.

Lea también: «Anuncian el primer contrato entre privados de venta de energía renovable de Argentina»

Si bien el acuerdo con la cementera es por venta de energía, en lo que respecta a la potencia instalada de Rawson representa algo así como el 60% de la ampliación (aproximadamente 14 MW). La comercialización de energía eólica entre la generadora y cementera comenzará formalmente el 1 de enero de 2018 y finalizará el 31 de diciembre de 2037.