A principios del año 2014, ALDAR es convocada por la Agencia de Protección Ambiental para evaluar el estado y rendimiento de un sistema solar fotovoltaico autónomo instalado anteriormente en el CIFA.

Tras realizar el relevamiento ALDAR descubre una serie de anomalías que impedían su correcto funcionamiento, además de encontrarse con un banco de baterías totalmente arruinado debido a la falta de electrolitos en los vasos, un regulador quemado y el inversor de mayor potencia sin funcionar, entre otras tantas.

El departamento técnico de ALDAR comienza a trabajar en un proyecto de readecuación del equipamiento existente, considerando utilizar parte de los módulos fotovoltaicos para realizar una conexión a red mediante un inversor trifásico de 5 kW de potencia y, adicionalmente, utilizar el resto de los módulos fotovoltaicos y demás componentes del sistema que se encuentren en buen estado para realizar una conexión a red con acumulación.

El proyecto se inicia y se pone en funcionamiento en el mes de marzo de 2014, con total éxito y cumpliendo con cada uno de los puntos de la propuesta presentada ante APRA, dando por finalizada lo que llamamos la primera etapa del proyecto.

Lea también: «Aldar cuenta los detalles del proceso de instalación del sistema fotovoltaico conectado a la red en el Casino de Santa Fe»

Ante el buen funcionamiento y rendimiento del sistema, a mediados del año 2015, APRA toma le decisión de realizar una segunda etapa de reacondicionamiento del mismo, proponiendo a ALDAR la inclusión de los módulos fotovoltaicos que se estaban utilizando para el sistema con acumulación, al sistema de conexión a red, de forma tal de ampliar la capacidad del mismo y desestimar definitivamente el sistema autónomo.

ALDAR amplía el sistema de conexión a red llevándolo a un sistema de mayor potencia y además propone incluir una estación meteorológica que permite medir algunos parámetros como: radiación solar, temperatura ambiente y temperatura del módulo fotovoltaico. El proyecto propuesto es aceptado por APRA y el mismo es llevado a cabo en el mes de agosto de 2015, quedando funcionando de manera óptima.

Tras el excelente rendimiento obtenido en el reacondicionamiento de las instalaciones en las dos primeras etapas del proyecto, ALDAR es convocada en el mes de octubre de 2016 mediante las nuevas autoridades del CIFA, por intermedio de la Sub Gerencia Operativa de Cambio Climático y Energía Sustentable, para realizar una ampliación la capacidad del sistema instalado; trabajando en conjunto con los equipos interdisciplinarios de profesionales especializados en la implementación de las políticas ambientales en la Ciudad.

El sistema de generación de energía solar fotovoltaica instalado finalmente por ALDAR en el CIFA, está conformado por un campo solar de 19,66 kWp con estructuras de soporte aptas para instalación en suelo e inversores CC/CA de conexión a red, trifásicos, además de contar con un sistema de monitorización y una estación meteorológica. El sistema de generación de energía solar fotovoltaica instalado finalmente en el CIFA pasa a posicionarse como uno de los más importantes de la Ciudad de Buenos Aires