Vale recordar que Haizea Sica se constituyó en el año 2017, a partir de una inversión superior a los USD 20 millones, que le permitió desarrollar una planta industrial de clase mundial, con una capacidad de producción de 450 tramos de torre eólica por año, que significan procesar más de 30.000 TN de acero en dicho período.

La misma cuenta con 14.000 m2 de moderna planta industrial, 25.000 m2 de almacenaje exterior, con posibilidad de almacenar hasta 100 secciones en simultaneo, y emplea actualmente en forma directa más de 150 personas.

Desde sus comienzos, la empresa ha fabricado torres para los principales parques eólicos de la Argentina, adquiriendo experiencia en la producción de distintos modelos de torres, de entre 85 y 125 metros de altura, hasta 5,5 metros de diámetro, 38 metros de largo y peso por pieza de hasta 100 toneladas.

A fines del año pasado, y luego de varios meses de negociaciones, finalmente pudo concretar su salida a los mercados externos, con la venta de 22 torres eólicas al exigente mercado del norte.

Estas torres eólicas se instalarán en dos parques eólicos, Outlaw y Pryor, en los estados de Missouri y Montana, en el centro y centro-norte de aquel extenso país.

Actualmente se está al aguardo del arribo de los materiales, en viaje desde proveedores del exterior. «Lamentablemente, han sido varias las semanas de demoras causadas por el COVID-19, que no solo impactó la producción de las fábricas de los proveedores, en Asia, sino que modificó notablemente la disponibilidad de rutas y frecuencias en el transporte marítimo internacional», explicaron desde Haizea-SICA.

Es de destacar que la planta industrial de Haizea Sica está plenamente preparada para dar comienzo en forma inmediata, al arribo de los materiales, el programa de producción del proyecto.

Se buscará mitigar al máximo posible el desfaje de tiempo, generado por la presente situación mundial de fuerza mayor, sin precedentes, que se está atravesando.

Las secciones que conforman cada torre, 66 en total, comenzarán a despacharse desde la planta a mediados de año, con destino al Puerto de Zárate, donde serán cargadas en buque con destino al Puerto de Houston, en Texas.

En momentos en que el desarrollo de parques eólicos en Argentina se encuentra ralentizado, a la espera de la normalización de los volátiles mercados financieros, y la recomposición del financiamiento a largo plazo, imprescindible para este tipo de inversiones estructurales, la exportación es la estrategia por la que apuesta Haizea Sica.

«Tan desafiante emprendimiento solo es posible gracias a la calidad y productividad lograda por Haizea Sica en su planta santafesina, así como la fuerte vinculación con el negocio eólico internacional que le brinda ser parte del grupo Haizea, uno de las corporaciones líderes globales en provisión de equipamiento eólico, tanto para parques eólicos continentales como marinos», explicaron desde Haizea-SICA.

Y agregaron: «Siendo una actividad absolutamente novedosa, como es la exportación de este tipo de bienes industriales de dimensiones y pesos extra grandes, son múltiples los retos en materia de logística y operatoria de comercio exterior. Para ello la compañía descuenta un activo y efectivo apoyo del Estado, tanto a esfera Municipal, Provincial y Nacional, a fin de facilitar el camino a una actividad que se proyecta con importante potencial a futuro».

Efectivamente, en estos momentos Haizea Sica se encuentra trabajando en otras oportunidades de exportación, con proyectos en cartera por más de 100 torres eólicas para el mercado externo en 2021.