¿Cuáles son los beneficios más importantes que plantea la ley?

En mi opinión, los beneficios impositivos más atractivos de la Ley 27,191 respecto de su anterior son la aplicación indistinta de la amortización acelerada en el Impuesto a las Ganancias o la devolución anticipada del crédito fiscal en el Impuesto al Valor Agregado. Recordemos, que con la ley anterior el contribuyente tenía que optar por la aplicación de sólo uno de los beneficios.

También el otorgamiento de un Bono fiscal que podrá ser aplicado al pago de impuestos nacionales, y cedido por única vez a terceros, que corresponderá al 20 por ciento del componente local (se deberá acreditar un mínimo del 30% de porcentaje de integración nacional). Y la exención sobre los derechos de importación sobre los bienes e insumos destinados a los proyectos.

¿Cómo mejoran la rentabilidad de los proyectos?

Los beneficios fiscales previstos por la Ley 27,191 resultan muy atractivos en comparación con actividades no promovidas, ya que abarcan todos los impuestos nacionales y provinciales (para el caso de regalías).

Los desarrolladores deberán contar con buenas planificaciones fiscales (las mismas son más bien hechas a medida) de modo tal de lograr el máximo aprovechamiento de los beneficios fiscales, como por ejemplo la reducción de costos del proyecto con la exención de los derechos de importación o la utilización del bono fiscal.

Otro punto importante a analizar respecto del aprovechamiento de los beneficios fiscales es el relacionado con la Resolución 136/2016, la cual que estableció el cupo máximo de beneficios fiscales por tecnología por MW.

Ello así, los beneficiarios del régimen deberán evaluar bien sus costos de MW por proyecto a fin de lograr la asignación total de los cupos por tecnología y que los cupos no sean en defecto o inaplicables.

Por lo que observa en el mercado… ¿se intentará sumar mayor componente nacional para el aprovechamiento de los beneficios fiscales?

Esperemos que sí, ya que el bono fiscal aplicable al pago de impuestos nacionales será mayor cuanto mayor sea el grado de componente nacional acreditado.

Recordemos que, los beneficiarios del régimen podrán obtener un certificado fiscal aplicable al pago de impuestos nacionales, que será de un valor equivalente al 20 por ciento del componente nacional de las instalaciones electromecánicas acreditadas.

Es condición, que los beneficiarios acrediten:

  • Que en sus proyectos de inversión existe un 60% de integración de componente nacional en las instalaciones electromecánicas (excluida la obra civil),
  • El porcentaje menor, siempre que se acredite efectivamente la inexistencia de producción nacional, que en ningún caso podrá ser inferior al 30%.

Es importante destacar que este punto se encuentra altamente ligado al desarrollo de la industria nacional por parte del gobierno.

El bono fiscal es uno de los más importantes beneficios fiscales establecidos en la Ley de Fomento de Energías Renovables, pero lamentablemente en la actualidad el mercado local no cuenta con la capacidad para abastecer los componentes nacionales de todos los proyectos, motivo por el cual seguramente existirán muchas empresas que no podrán contar con el componente local requerido a fin de obtener el bono fiscal.

Hay por parte de los desarrolladores ciertas dudas acerca de la Devolución Anticipada del IVA…¿se podrá efectuar en la práctica?

Sí, actualmente es un punto que presenta inquietudes por parte de los desarrolladores, más aun teniendo en cuenta que la devolución anticipada del IVA reduce enormemente los costos del proyecto.

Estas inquietudes se sustentan en parte, en el hecho que la Ley anterior 26,190 establecía beneficios fiscales que no lograron hacerse efectivos en la práctica (entre ellos la devolución anticipada del IVA).

Asimismo, han existido en otras industrias, beneficios promocionales que no han podido ser cumplidos en su totalidad por el fisco y que ayudan a generar cierto descreimiento por parte de los desarrolladores.

Sin embargo, es importante destacar que el Decreto 882-16 estableció un cupo fiscal de USD 1.700.000.000 para el ejercicio fiscal 2016, lo que da mayor transparencia al otorgamiento de los beneficios fiscales y asegura el cupo fiscal de los mismos.

¿Cuáles interrogantes surgen del sector privados sobre estos beneficios impositivos?

Aún estamos a la espera de la reglamentación de los beneficios por parte de las autoridades fiscales. Recordemos que, faltando menos de un mes para presentar las licitaciones, la AFIP no ha reglamentado los procedimientos para hacer efectivo los beneficios fiscales, como por ejemplo el procedimiento de devolución anticipada del IVA, entre otros.

Finalmente, quiero remarcar un tema, importante desde mi opinión, en el que el decreto reglamentario avanza por sobre la Ley, en el caso de la exención para los derechos de importación.

La Ley 27.191 establece que las exenciones sobre los derechos de importación, también se hará extensiva para la importaciones de bienes de capital, partes, componentes e insumos destinados a la producción de equipamiento de generación eléctrica de fuente renovable siempre que se acredite que no existe producción nacional de los bienes a importar (caso de los fabricantes locales).

En este punto el Decreto Reglamentario 531/16 y la Resolución conjunta MEN N° 123/16 y MP N° 313/16, avanza por sobre la ley y establece que se deberá probar la inexistencia de componente nacional sobre los bienes a importar para gozar la exención. Este requisito excede en cierta forma lo dispuesto por la Ley 27.191 y que considero un tema importante a seguir.