El nuevo desafío del autoconsumo en España está en las instalaciones en los edificios

En el mercado español se están instalando paneles solares únicamente en viviendas unifamiliares concentradas en las ciudades de Valencia, Sevilla, Madrid y Barcelona, pero solo el 30% de la población vive en este tipo de residencias ¿Hacia dónde se dirige el futuro del autoconsumo y cuáles son las nuevas tecnologías aplicables?


“Existe un gran potencial de autoconsumo en ciudades para los edificios que aún no se está explotando porque hay muchas restricciones en cuanto a la distribución de la energía”, afirma Pablo Barbado, Account Manager de Enphase, en diálogo con Energía Estratégica.

Actualmente, las instalaciones domésticas se concentran en Valencia, Sevilla, Madrid y Barcelona. No solo porque haya mayor demanda, sino por ser las regiones que cuentan con más instaladores especializados, un recurso escaso por el momento en el país. 

Aunque la legislación fomenta y reglamenta a las comunidades eléctricas, la realidad es que hoy solo se está instalando en viviendas unifamiliares. 

Pero solo el 30% de la población de estas ciudades vive en este tipo de residencias. “El desafío ahora está en cómo superamos eso para poder explotar este segmento”, agrega Barbado. 

En cuanto a la experiencia de Enphase, ingresaron en el mercado ibérico en 2020 con 1 MW de potencia instalada. Durante 2021 llegaron a los dos dígitos y para este año proyectan entre 50 y 100 MW únicamente en instalaciones residenciales. 

Las ayudas del Gobierno ¿positivas o negativas para el mercado?

El ejecutivo de Enphase, asegura a este medio que desde que aparecieron las subvenciones del Gobierno nacional y de las diferentes Comunidades Autónomas, la demanda de baterías ha aumentado. 

Asimismo, afirma que el plazo de amortización de la instalación de autoconsumo se ha reducido de siete u ocho años a solo cuatro. 

Pero para Barbado, estas solo generaron un boom en la demanda y no ayudan a sostener el mercado en el largo plazo. El cuello de botella producto de la explosión de la demanda, no favoreció a los inconvenientes internacionales de la cadena de suministro.

Además, plantea: “Estos incentivos fomentan el enojo en los usuarios por la falta de capacidad de entrega. Mejor invertir el dinero en promoción y educación financiera al ciudadano que sostengan el autoconsumo en el tiempo”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com