«Por la falta de cohesión y los comentarios improcedentes que ponen en duda el trámite legislativo, hemos decidido postergar el tratamiento hasta la nueva composición del Senado y hasta que la CGT, que es el movimiento que se identifica con nuestra posición política, unifique en una sola posición si hay voluntad de avanzar en reformas en materia laboral. No queremos repetir ninguna experiencia que lesione el prestigio del Senado», se plantó Miguel Ángel Pichetto.

Con esa declaración, en conferencia de prensa, el presidente de la bancada justicialista, aseguró que su bloque no tratará la Ley de Reforma Laboral hasta después del 10 de diciembre. El senador fue respaldado por el presidente de la Comisión de Trabajo, Daniel Lovera (La Pampa), y los legisladores Rodolfo Urtubey (Salta), José Mayans (Formosa) y Pedro Guastavino (Entre Ríos).

El anuncio fue un verdadero balde de agua fría para el Poder Ejecutivo, que esperaba poder tratar y aprobar la ley laboral en las sesiones especiales del miércoles y jueves de esta semana, las últimas antes que finalice el período ordinario del Congreso. Ahora deberá incluirla en el temario del llamado a sesiones extraordinarias.

No obstante, este escenario genera mayores condiciones para que se trate en el recinto de la cámara alta dos leyes muy deseadas en el sector de las energías renovables: la de Generación Distribuida mediante energías limpias y la Solar Térmica.

Lea también: “Sesión “especial” en el Senado aprobaría ley de renovables para uso residencial y PyME”

“Esta decisión (por la del PJ) descomprime la agenda y da lugar a que se traten estos proyectos”, dice a Energía Estratégica una fuente ligada a las propuestas que prefirió no ser revelada.

Por un lado, la Ley de Generación Renovable Distribuida (ver la última versión en línea) espera sanción, tras ser aprobada por amplia mayoría en la Cámara de Diputados: 159 votos a favor, 3 en contra y 1 abstención. El 14 de noviembre pasado la propuesta fue dictaminada en la cámara alta, lo que genera grandes expectativas de que se trate y se apruebe.

Por otro lado, el proyecto de Ley de Energía Solar Térmica (ver en línea), que si bien obtuvo dictamen en la Comisión de Minería, Energía y Combustibles del legislador de Chubut Somos Todos, Guillermo Pereyra, no se trató en otros 2 comités sobre los que debe girar, por lo tanto no cuenta con dictamen definitivo.

Lea también: “Con dictamen, se renuevan esperanzas sobre la Ley de Energía Solar Térmica”

A diferencia de la Ley de Distribuida, que ya cuenta con media sanción, la Solar Térmica perderá estado parlamentario si no se aprueba en las sesiones de esta semana. Según pudo saber Energía Estratégica, la estrategia senadora oficialista promotora de la propuesta, Pamela Verasay, es que sea tratado “sobre tablas”.

De poder darse esta maniobra, el proyecto deberá ser aprobado por amplia mayoría en el Senado para así obtener media sanción. Pero desde el equipo de Verasay confían en que, de tratarse, será aprobado por gozar de alto consenso tanto de legisladores como del Poder Ejecutivo.

Lea también: “Kind se reunió con Verasay para consensuar aspectos del proyecto de Ley de Energía Solar Térmica”