En el último trimestre del año pasado, ingresaron 10 iniciativas legislativas a la Comisión de Energía del Senado de la República mexicana. Algunas de estas proponían modificaciones a la Ley de la Industria Eléctrica y otras a la Ley de Transición Energética.

El debate referido a aquellos temas estaría prácticamente suspendido en la Comisión de Energía, según indicó una fuente que prefirió no ser mencionada en el presente artículo, debido a que el grueso del oficialismo acompañaría la idea del Gobierno respecto a que «en el tema de la energía eléctrica –y sobre todo en la generación de las energías limpias– no tendría caso seguir dando permisos para generar más energía”.

Energía Estratégica se contactó con el senador Julen Rementería del Puerto, secretario de la Comisión de Energía para tener más precisiones al respecto. Al preguntarle sobre la idea que plasma la actual administración federal respecto al sector energético, el legislador advirtió que “hay una idea de volver al centralismo y robustecer las empresas del Estado. Pero esto poco a poco iría a dejar afuera a los demás participantes del mercado ajenos a CFE y PEMEX”.

Esta soberanía energética como está plasmada en los planes de Gobierno de la “4T” no se podría lograr, de acuerdo al análisis del Secretario de la Comisión de Energía.

Uno de los argumentos de los que estaría haciendo uso el oficialismo para justificar frenar la incorporación de nueva generación es acusar faltante de capacidad en las redes de transmisión de alta tensión para recibir nueva energía.

Si bien es cierto que existen algunas zonas saturadas, dos cuestiones merecen ser mencionadas: por un lado, expertos indican que aún existiría remanente en líneas de transmisión eléctrica para poder continuar interconectado proyectos, tanto públicos como privados, al Sistema Interconectado Nacional, aunque este requeriría mayor atención a su mantenimiento; y, por otro lado indican que, de ocuparse aquel lugar disponible, se podrían licitar nuevas lineas a la par de licitar nuevos proyectos para atender a la demanda creciente. 

“Es obligación del Estado asegurar la generación de energía suficiente (…) No hay un plan por ningún lado que permita suponer que eso se vaya a conseguir. Tenemos un panorama poco claro sobre lo que pasará con el sector energético de aquí al 2030. Vamos en retroceso”, consideró Julen Rementería del Puerto en conversación con este medio.

Y es que el inicio de 2019 no sólo se cancelaron las subastas eléctricas de mediano y largo plazo, que pretendían incorporar energías limpias al precio más competitivo, sino también se dió marcha atrás con las subastas de lineas transmisión eléctrica cuando ya se habían registrado cerca de 30 transnacionales interesadas en los proyectos.

“Yo he sostenido en reuniones formales de la Comisión de Energía: si seguimos negando la posibilidad de que alguien más construya no llegaremos a atender las necesidades de expansión del sector eléctrico. Necesitamos resolver el problema de manera integral”, aseguró Rementería del Puerto.

Yendo al plano de la generación energética limpia, ¿es momento para invertir en el sector energético renovable en México? para el senador del PAN sí, pero sería necesario despejar todas las dudas desde el sector político.

“Tenemos como gran obstáculo y es que quien toma las decisiones para este sector estratégico para el país cree que la inversión privada puede afectar al país y a la soberanía”, indicó. 

Y agregó: “debemos plantear nuevas iniciativas bien resueltas para empujar con éxito el desarrollo energías limpias renovables en México”.

De allí es que sugiere que entre abril, que cierran las sesiones a septiembre, se presenten nuevas propuestas legislativas para que, cuando retome el periodo ordinario en Septiembre, estas pudieran continuar el trámite legislativo y resolverse antes de fin de año.