La compañía MEyCO SRL comenzó instalándose en el mercado a partir del diseño y montaje de estaciones de GNC y labores vinculados a este combustible fósil, además de servicios de mantenimiento a terceros y procesos de ingeniería. Sin embargo, poco a poco se fueron volcando sobre el negocio de las energías alternativas, sin despegarse del rubro inicial.

Julio Nicolás Baima, miembro de jerarquía de la firma dedicada a resolver y desarrollar procesos a industrias y empresas, cuenta a Energía Estratégica que “hace ya unos años” que están trabajando con el empleo de biodigestores para generar biogás a partir del efluente animal y fertilizantes ecológicos como derivados del proceso y, además, se están involucrando con el área solar térmica a través de la venta de calefones solares y sistemas de loza radiante para calefaccionar ambientes mediante la energía del sol.

Baima explica que en nuestro país, ya que también operan en el Uruguay, trabajan mayormente con usuarios industriales y empresariales pero también con aquellos domésticos, desarrollando de proyectos de ingeniería que van desde montajes electromecánicos, disponiendo de insumos para ello hasta procesos de grifería, a lo que le han sumado colectores solares y biodigestores.

Estuvimos en Alemania en conferencias, congresos, ferias, profesionalizándonos sobre el tema y observamos que las energías alternativas son las energías del futuro en el mundo, y desde MEyCO nos venimos preparando para eso”, destaca el ingeniero.

Si bien detalla que en otros países la energía no convencional está ganando un importante terreno en la matriz energética, en Argentina “este mercado aún se encuentra muy verde.

Describe que en lo respectivo a energías renovables el mercado se desarrolla con lentitud en Argentina a causa de las fuertes subvenciones que el estado destina a las tarifas, tanto de luz como de gas. Al respecto, compara: “En Uruguay están pagando la energía 2 veces y medio más caro que nosotros, lo que obliga a los vecinos orientales a cuidar la energía”.

No obstante, concluye: “Hoy en día el mercado está mucho más avanzado y es inevitable la progresión de las energías renovables, tanto en el mundo como en Argentina”.