La Ley 1955 de 2019 por el cual se expide el Plan Nacional de Desarrollo 2028-2022, estableció en el artículo 296 que “los agentes comercializadores estarán obligados a que entre un 8 y 10 por ciento de sus compras de energía provengan de fuentes no convencionales de energía renovable, a través de contratos de largo plazo asignados en determinadores mecanismos de mercado que establezca la resolución».

Este fue el punto que reglamentó el Ministerio de Energía a través de la la Resolución 40715  (Descargar)

El cumplimiento de la normativa regirá desde 2022, cuándo se espera que estén construidos los proyectos de energías renovables que pone en juego la subasta en curso.

Tal como ancitipó Energía Estratégica, los comercializadores de energía deberán contar con un 10% de participación de fuentes renovables, a partir de 2022.

De esta manera, el Gobierno se aseguraría el éxito en la licitación, y a precios competitivos por la gran cantidad de ofertas que ya se hicieron efectivas.

Subasta

La cantidad de ofertas presentadas en la subasta a largo plazo de energías renovables de Colombia genera tantas sorpresas como expectativas.

La Unidad de Planeación Minero-Energética (UPME) a través de la Circular 30 (ver en línea) confirmó que son 56 los emprendimientos que están participando en la subasta.

Y según pudo saber Energía Estratégica, estas ofertas, presentadas por 27 generadores, totalizan 4.772 MW.

Fuentes conocedoras del proceso licitatorio confiaron a este medio que los 56 emprendimientos están conformados por: 40 proyectos solares fotovoltaicos; 15 eólicos; y uno de biomasa.