¿Llegarán inversiones del exterior?

Yo creo que, primero, se abre un camino muy importante para los procesos de inversiones, en especial en el sector de energías renovables, donde tenemos un atraso significativo.  Esta primera licitación va a servir como testigo del mercado. Creo que todavía hay algunas cuestiones que tienen que seguir trabajándose y muchos proyectos que hoy podrían activarse pero que están demorados porque esperan que el Ministerio reglamente la posibilidad de contratos entre privados; eso yo creo que va a agilizar muchísimo el flujo de inversiones.

¿Qué características tendrán los players que van a jugar?

Creo que esta primera licitación va a ser buena pero va a estar concentrada en grandes jugadores; no obstante, en los próximos años vamos a ver un potencial de desarrollo importante.

Lea también: «Destinarán fondo por 225 millones de dólares para adquisición de tecnologías de energías renovables de origen nacional»

El Gobierno espera inversiones por 1800 millones de dólares…¿Coincide?

No hay que cargar de expectativas esta primera licitación, es un camino que recién comienza a recorrerse y a medida que Argentina vaya afianzando su retorno a los mercados internacionales y la direccionalidad en su política, ese proceso de inversión será continuo. Es bueno que sea la primera licitación: el mercado testea, al Gobierno le sirve para de alguna manera acomodar más el marco regulatorio, y es el inicio de un proceso en términos de cambio de paradigmas y de procesos muy fuertes en Argentina.

Además de la licitación… ¿Es necesario legislar contratos entre privados?

Yo creo que en la medida que el marco regulatorio se vaya afinando, ese va a ser un potencial; por lo menos eso es lo que estamos observando en el mercado: hay gran cantidad de proyectos que podrían hoy activarse, o por lo menos en estudio, a la espera de resoluciones de contratos entre privados. Eso generaría una entrada mayor al sistema financiero y al sistema bancario que darían mucho más solvencia y una baja en la tasa de interés. Creo que al principio vamos a estar vinculados al tema de CAMMESA.

¿A qué tasas de interés anual ingresarán créditos para energías renovables?  

Creo que todavía hay que esperar. La tasa de interés va a seguir bajando a medida que la Argentina siga consolidando el paquete de medidas. Ahora, dentro de poco, llega la misión del Fondo Monetario por el Artículo 4to. A medida que vayamos mejorando las estadísticas oficiales creo que Argentina va a ir en una tasa descendente en los próximos años y esto va a potenciar mucho más los proyectos. Yo prefiero ser cauto con respecto a los números.

Lea también: «Riesgo Cammesa: expertos en derecho energético advierten que las garantías del Foder y Banco Mundial son insuficientes para inversores»

El Gobierno nacional consiguió varias garantías para garantizar el pago de la energía: el FODER, Letras del Tesoro y del Banco Mundial…¿atrae a los desarrolladores?

Yo creo que sí, la del Banco Mundial es una garantía fuerte y me parece que ha sido una buena estrategia la que tomó el Gobierno. Insisto, en la medida que podamos avanzar y que no quede sólo CAMMESA como comprador excluyente, creo que esto le va a dar mucha más apertura al mercado.

¿Y encuentra dudas por parte de los inversores en cuanto al proceso licitatorio?

Siempre hay dudas e incertidumbres, pero están bajando mucho. Hay algunas dudas con respecto a temas de gobernabilidad a futuro o falta de precisiones mayores con respecto al marco regulatorio, son cuestiones que el Gobierno tiene que afinar y por eso esto va a ser el inicio de un proceso de inversión.

 ¿El Blanqueo de Capitales será una alternativa para financiar proyectos?

Yo creo que el blanqueo es importante. Es un buen momento, tanto a nivel local como a nivel externo, creo que es una gran posibilidad y consideramos que va a haber una gran canalización de fondos quizá más para el mercado inmobiliario pero los proyectos energéticos pueden ser una variante.