El Ministerio de Energía argentino transmitió hoy que el país necesita un «cambio radical» en su matriz energética para pasar de una producción basada en los combustibles fósiles a una apoyada en las energías renovables, durante la celebración del Foro Empresarial Argentina-España en Buenos Aires.

Ante empresarios españoles y representantes del Ejecutivo de Mariano Rajoy, el secretario de planeamiento energético estratégico del Ministerio de Energía y Minería de Argentina, Daniel Ángel Redondo, explicó que el Gobierno de Mauricio Macri proyecta que el país necesitará tener capacidad de generar un 25 por ciento más de energía en los próximos 10 años.

Redondo expuso que actualmente un 80 por ciento de la energía que produce el país procede del petróleo y del gas y que eso «tiene que cambiar radicalmente«, introduciendo energías renovables, aunque no se dejará de lado tampoco el sector nuclear.

«Necesitamos incorporar más o menos 10.000 megavatios en energías renovables«, recalcó el secretario, quien detalló que se apostará por la energía eólica en la Patagonia, solar en el norte y proyectos hidroeléctricos en todo el país, algunos de ellos a terminar antes de que se cumpla el fin del presente mandato.

Todo ello plantea «oportunidades de inversión en una economía mucho mejor, mucho más ordenada«, agregó.

Para mejorar la capacidad energética de Argentina y diversificarla, el Gobierno de Macri planea abrir ya el próximo mes de mayo la «primera licitación, de muchas«.

La inversión en energías renovables contará, además, con importantes incentivos fiscales que favorezcan el «interés en captar la inversión del sector privado», según indicó.

En ese sentido, destacó la importancia del foro de negocios hispano-argentino como una «oportunidad» para poder «hablar«, tanto entre gobiernos como entre sectores empresariales, para mejorar la actual situación de precariedad.

«En el sector de energía sabíamos que las cosas estaban muy mal pero lo que encontramos es mucho peor«, afirmó Redondo, antes de enumerar problemas como que Argentina haya pasado en diez años de ser un país exportador de petróleo y gas a ser importador, que las tarifas que pagaban los consumidores eran una décima parte del costo de producirla y que la infraestructura estaba obsoleta.

En ese marco, el secretario manifestó que el primer objetivo del Gobierno pone el foco en «normalizar las instituciones de regulación y de operaciones de los mercados energéticos» después de doce años de gobierno kirchnerista que «trataba de hacer todo y no terminaba de hacer nada«.

«No todo el mundo en Argentina tiene acceso a electricidad y gas natural«, lamentó el secretario.

Por las deficiencias en infraestructuras y la necesidad de que la distribución se haga a un precio razonable es urgente «hacer inversiones» en sectores que en los que no las ha habido en «prácticamente los últimos 20 años«.

En el foro participaron el ministro de Asuntos Exteriores de España en funciones, José Manuel García-Margallo, su homóloga argentina, Susana Malcorra, y los ministros de Hacienda, Modernización y Transporte del Ejecutivo de Mauricio Macri, entre otros.

Integraron también las ponencias representantes del sector empresarial español como el vicepresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, para hablar, entre otros temas, de modernización del Estado, transportes y profundización de los vínculos de inversión y comerciales entre los dos países.