“Vemos positivo este mensaje de cambiar luminarias ineficientes a LEDs para que se dé un proceso virtuoso de eficiencia energética pero nos gustaría que participara la industria nacional y hoy, en el mercado de las lamparitas esto no se puede hacer”, describe José Tamborenea, titular de la Comisión de Iluminación de CADIEEL, en referencia al pedido del Presidente de la Nación, Mauricio Macri, de reemplazar focos para el ahorro de energía.

El llamado del mandatario se dio en el marco de la campaña ‘Cambiá el foco’, que incluye a estas lámparas en los programas Ahora 12, para realizar compras para en 3, 6 o 12 cuotas fijas con tarjeta de crédito, y en Precios Cuidados. Además, facilitó una herramienta virtual para una que los consumidores calculen su ahorro con este recambio: www.argentina.gob.ar/cambiaelfoco

En diálogo con Energía Estratégica, Tamborenea cuenta que el mercado se desarrolla en franco crecimiento no sólo por la depreciación de la tecnología sino por los aumentos tarifarios. Pero señala que desde hace aproximadamente un año y medio las únicas dos ensambladoras de ‘lamparitas’ LEDs, para uso doméstico, han cerrado sus puertas.

“La lamparita hoy se importan al 100 por ciento (fundamentalmente desde China)”, indica el empresario, quien es presidente de la firma Tri-Vial Tech S.A.

“La competencia es imposible: cada vez que se carga una lamparita a un barco, tiene 17 por ciento de incentivo a la exportación del Gobierno chino. Sumando esto a los costos locales, es muy difícil competir”, precisa el empresario, al tiempo que explica que luego estas luminarias ingresan al país sin aranceles, lo cual genera que no sea rentable ni siquiera ensamblarlas en Argentina.

“Si hubiera un plan integral, hoy las dos empresas estarían funcionando y habría nuevas operando”, sostiene el empresario.

Cabe destacar que para el segmento de alumbrado público, CADIEEL presentó un proyecto de incentivo a la industria nacional que hablaba que un reemplazo de 5 millones de luminarias por LEDs que puede generar ahorros por 600 MW de potencia, generar 4 mil puestos de empleo directos y 12 mil indirectos. Pero el plan no se está ejecutando.

Ahorros

En cuanto a los beneficios de reemplazar luminarias ineficientes por LEDs, Tamborenea asegura que “el ahorro es grande”. “Sobre los halógenos, un ahorro del 80 por ciento, sobre el fluorescente compacto, un ahorro de aproximadamente el 50 por ciento” en energía, calcula. Agrega que la vida útil supera en más de cuatro a otras lámparas.

Además advierte que la LED “afecta menos el medioambiente que el fluorecente compacto, porque no tiene vapor de mercurio que es cancerígeno y requiere un tratamiento especial, pero hoy por hoy no se separa a basura, termina en cualquier basural y eso es muy dañino”.