«Deshidratador de frutas, hortalizas y aromáticas con energía solar«. Así se llama el prototipo de máquina deshidratadora semi-industrial automatizada con la que un sanjuanino ganó en Buenos Aires el Concurso Nacional de Innovaciones, Innovar 2015 que hoy finaliza en Tecnópolis.

Se trata de un diseño impulsado por el Técnico Superior en Energía Germán Rodríguez que se «fundamenta en la utilización de energía solar térmica, con la que calentamos aire por medio de dispositivos llamados colectores solares de aire y lo hacemos recircular forzadamente por el túnel de deshidratado«.

«Por un sistema de colectores solares de aire, se calienta el aire con el sol y a partir de esto se deshidrata. Este sistema tiene como ventaja que conserva el color de la fruta junto con todas las características como el sabor, los nutrientes, el aroma. Es decir, las vitaminas no son degradadas ni afecta porque el sol no incide de manera directa sobre la fruta y hortaliza«, explicó a Diario La Provincia quien trabaja a «pulmón» con su esposa Ana Paula Tripolone.

Rodríguez empezó a crear la máquina en sus horarios libres cuando tenía franco de su actividad minera y tuvo una duración de tres años de diseño. El proyecto luego se hizo viable con un Capital Semilla en la categoría A, de Desarrollo de Prototipo en el 2012 y este año ganaron el Capital Semilla en categoría B para empezar con la fábrica de deshidratado.

Dentro de la categoría Energía del Concurso Innovar, ganó el primer premio. Ganó 15 mil pesos y una estatuilla. «Ha sido un reconocimiento al esfuerzo y la perseverancia. Fue mucho tiempo de remar con esto«, señaló el sanjuanino quien luego agregó: «pero todos somos ganadores porque ya estar elegidos en la categoría para exponer es un premio. Cada uno de los proyectos tiene un valor importantísimo y somos todos ganadores«.

El deshidratador ya está funcionando muy bien y se está comercializando los productos deshidratados. Lo terminaron hace cinco meses y las pruebas salieron muy bien por eso empezó la gente a adquirirlos. Ahora la mirada está puesta en «armar una pequeña planta de proceso«.

¿En qué consiste la máquina?

Según informaron, el proceso está automatizado con sensor de temperatura y humedad y, microcontrolador que nos permite mantener la atmósfera adecuada para el proceso de deshidratado. Este sistema genera un ahorro sustancial de energía convencional, permitiendo deshidratar durante todo el año sin necesidad de esperar la época de verano para realizarlo al aire libre.

Además con este proceso se obtiene mejor calidad de producto porque todo el proceso se hace en un túnel de deshidratado, y no expuesto al sol directamente, conservando las características organolépticas de la materia prima.

El proyecto surge a partir de la observación del desperdicio de gran cantidad de la cosecha del pequeño productor local, motivo por el cual iniciamos este proyecto intentando darle una solución a este problema. La máquina tiene un volumen de producción que ronda entre los 1.200 y 2.500 kilos mensuales de materia prima húmeda. «Hemos llegado a obtener un muy buen rendimiento de 60° en pleno invierno en el túnel de deshidratado«.