Crece la distribuida en Chile pero desde el sector insisten en aspectos de mejora regulatoria

La generación ciudadana creció en más de 8 MW durante los primeros dos meses del año y desde la industria del autoconsumo vaticinaron que con la ley de cuota y beneficios impositivos podría haber un mayor incremento de las instalaciones.


Matías Medinilla

Por

matiasmedinilla@energiaestrategica.com

La Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) de Chile dio a conocer un nuevo informe de la industria energética nacional, en el que indica la cantidad de instalaciones de generación distribuida inscritas hasta el momento. 

De acuerdo al reporte de febrero de 2023, ya se anotaron 872 proyectos de “generación ciudadana” (451 en enero y 421 en el segundo mes del año) por un total de 8109 kW de capacidad. Y de este modo, la GD ciudadana ya acumula 11604 instalaciones y 128011 kW de potencia operativa desde el primer año pandémico de COVID 

Aunque cabe mencionar que la primera parte del corriente año mantuvo un crecimiento similar a comparación de los mismos meses del 2022 (año récord para la distribuida) dado que en aquel entonces hubo 898 instalaciones.

Y si bien en el último tiempo hubo creció la GD a partir de la implementación del Programa Casa Solar de la Agencia de Sostenibilidad Energética, donde miles de hogares conectaron sistemas fotovoltaicos, o mismo la propia certificación lograda tras la colocación de los equipos, desde el sector todavía existen inquietudes por el futuro. 

“Preocupa llegar a la meta de 500 MW a fines del 2024 / inicio del 2025. A pesar que previamente hubo un período de estancamiento en el crecimiento de la industria y que actualmente se ve una reactivación del mercado, creemos que no llegaremos a ese objetivo si no tomamos medidas que generen incentivos en la industria”, sostuvo Sebastian González, socio fundador de Risin Sun y director del comité de Autoconsumo de la Asociación Chilena de Energía Solar (ACESOL).

Por lo que para alcanzar tales objetivos, el especialista planteó la necesidad de contar con el aumento de la potencia máxima de netbilling y qu ese mantenga el espíritu de autoconsumo, levantando límites por capacidad instalada

“La ley de cuotas sube de 300 a 500 kW la potencia instalada, junto con una mejor remuneración de la tarifa de inyección y que se empiece a pagar lo que corresponde. Y esperamos que en el segundo semestre esté operando dicha ley porque con ello aumentará las potencias de los proyectos”, manifestó en conversación con Energía Estratégica

¿Qué se puede esperar en caso de que se implemente? Sebastian González explicó que cuando se modificó el límite de 100 a 300 kW, prácticamente se duplicó la generación distribuida. Por lo tanto, con el nuevo incremento del tope a 500 kW “se tiene la idea que también se duplicaría” la GD en Chile.

.”Mientras que otra medida importante se vincula con los incentivos tributarios para seguir potenciando el sector, que ayuden a cumplir y sobrepasar las metas. Si uno logra tener incentivos tributarios, como por ejemplo relacionados a la exención del IVA para las casas, uno esperaría que mejore, al menos, la misma proporción que tendría la reducción. De darse eso, la industria verá un boost, un levantamiento”, agregó. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *