Hace menos de un año, Mariano Villavicencio, decidió instalar la “Fábrica de Biodigestores y  Tanques de Agua Villavicencio”,  especializada en la construcción y puesta en marcha de biodigestores para el saneamiento del agua en barrios que no tienen acceso a la red cloacal.

En contacto con energiaestrategica.com, destaca que “hay mucho interés” por estos equipos, sobre todo por el ahorro que genera frente a la alternativa de hacer un pozo ciego. “Un biodigestor de 850 litros cuesta 7.300 pesos y abastece a una vivienda con hasta 6 personas mientras que el pozo ciega cuesta cerca de 40.000 pesos”, sostiene.

Tal es así que recibe consultas a diario de todo el país. “Hay mucha gente que está comprando pero que tiene paradas las obras y todavía no lo pone en marcha”, observa. Es por la incertidumbre que presenta la economía en un año electoral, analiza el entrevistado.

¿Cómo es el funcionamiento de estos biodigestores? El líquido a tratar ingresa por la tubería de entrada depositando los sólidos al fondo del módulo biodigestor, mientras sigue en curso por el tubo central pasando por los decanter de sólidos, los cuales maximizan la separación de sólidos y líquidos

Mientras tanto reproducen en el interior del biodigestor la digestión anaeróbicos de la manera orgánica (se denomina anaeróbica por la ausencia de oxigeno). Al terminar dicho recorrido se completa el tratamiento de afluente sanitario que saldrá por la tubería de salida como agua clasificada con  destino a un pozo absorbente, lecho nitrificante o humedal, o, en mejor de los casos, a un sistema cloacal.

De acuerdo a la intensidad del uso del módulo biodigestor, reproducirá en su interior un lodo espeso y estabilizado que se depositará en el fondo y deberá ser retirado aproximadamente 1 vez cada 12 meses, luego de haberse instalado el biodigestor, lo que dará una estimación real del periodo de extracción siguiente.

Clientes variados

Villavicencio explica que las consultas que llegan a la fábrica son variadas. “Se comunica gente de casas quintas, cabañas, viviendas particulares, barrios privados”, entre otros.