¿Cómo surgió la idea de lanzar Bioelectrify?

Hace años que nos dedicamos a la producción de energías renovables y siempre tuvimos la idea de poder trazar los electrones verdes. Sin embargo, siempre nos topamos con la misma problemática: se mezclan en la red interconectada con los electrones de otras fuentes no renovables. Y es imposible consumir en isla. De ahí, surge la idea, a partir de un viaje en el que dos socios de la empresa Bio4 – Manuel Ron y Marcelo Otero – viajamos a Silicon Valley para interiorizarnos sobre las últimas tecnologías y el ecosistema emprendedor que allí se desarrolla. Aprendimos que inteligencia artificial, autos autónomos, y Blockchain,, son las vedettes.

¿Fue gracias a ese viaje?

Así nace la idea de utilizar Blockchain para generar trazabilidad del electrón verde. Y a partir de este concepto generar nuevos ingresos para las generadoras de energía renovable. Como somos productores, también entendemos que los precios han ido bajando en el mundo y que el financiamiento es difícil. Mediante Bioelectrify, los consumidores que validan su trazabilidad, a través de la compra de certificados, reconocen los beneficios ambientales y sociales de los proyectos de energías renovables realizados con escala y eficiencia productiva. Las plantas que pueden asociarse son plantas de biomasa, biogás, eólica y solar que despachen a la red.

¿Hay interés de usuarios por certificar la utilización de energías renovables?

 Si, es indiscutible que cada vez hay más empresas interesadas en volverse sustentables y acercarse a la generación de energía renovable.  Sus grupos de interés, tales como consumidores, los accionistas, los empleados y las ONG´s, lo están solicitando. En definitiva, Bioelectrify brinda la posibilidad de promocionar la mayor generación de renovables sin tener que invertir en activos “in company”, con la consiguiente facilidad y transparencia. Los certificados de energía renovable son una forma simple y directa de incorporar una herramienta que les permita mitigar la huella de carbono del consumo de energía eléctrica, potenciar el crecimiento de las energías renovables, y ayudar a combatir el cambio climático.  No tenemos dudas de que las empresas van a estar muy interesadas.

¿Cómo participan los generadores?

Las barreras de entrada para las generadoras son muy bajas.  Lo pueden realizar directamente a través de nuestra web, completando un formulario muy simple, y luego enviándonos por e-mail la habilitación comercial y factura de la producción mensual del mes a certificar. No existe ningún tipo de costo asociado a la inscripción a la plataforma y como ventajas ofrecemos adicionalidad de ingresos, además de ser parte de un ecosistema de empresas que valoran la sustentabilidad.

¿Y los usuarios? 

Los usuarios pueden registrarse a nuestros planes mensuales a través de la web completando únicamente su email y datos de una tarjeta de crédito.  Los usuarios reciben mensualmente un certificado reconociendo sus aportes a las generadoras y a su vez gran parte de lo aportado mensualmente vuelve a los consumidores en forma de biotokens que podrán canjear por actividades y descuentos.

¿Es un buen negocio?

Queremos convertirnos en una plataforma global de trazabilidad de energía renovable y buscamos diferenciarnos de otras iniciativas, que funcionan en otros países, con certificados a través de la utilización de blockchain. Una diferencia de nuestra plataforma es que cada MWh verde producido y registrado genera un certificado que, una vez adquirido por un consumidor empresa o persona, es “quemado”, es decir, que no hay mercado secundario para los certificados como sucede en otras alternativas.

También es la garantía que ese MWh verde no pueda ser trazado y certificado nuevamente. Nuestra misión es acelerar las inversiones en activos de energía renovable para mitigar el impacto del calentamiento global, potenciar el desarrollo de energía limpia y un estilo de vida sostenible.

¿Está regulada la actividad por el Estado?

Lo que hoy ofrecemos es un acuerdo entre privados, totalmente voluntario, por lo tanto no requiere de una nueva regulación para poder operar. Sin embargo, consideramos que para lograr acelerar las inversiones en energía renovable y combatir el cambio climático,  se necesita que todas las partes (Consumidores de electricidad personas y Empresas – Generadoras de renovables – Gobierno) se involucren en forma responsable.

(De izquierda a derecha) Marcelo Otero, Co-fundador, Teresa Cañete, Ezequiel Diez Peña, y Manuel Ron, referentes de Bioelectrify.