25 de octubre 2016

Con los resultados de la subasta las renovables pasaron a ser más competitivas

De acuerdo a cifras oficiales publicadas por el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, el precio monómico (valor final promedio) de la energía durante el mes de agosto fue de 1145,6 pesos por MWh, es decir, 76,7 dólares por MWh. Buena parte de ese valor está influenciado por la energía térmica fósil, que […]


admin-wddrow

Por

info@adharaweb.com.ar

De acuerdo a cifras oficiales publicadas por el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, el precio monómico (valor final promedio) de la energía durante el mes de agosto fue de 1145,6 pesos por MWh, es decir, 76,7 dólares por MWh.

Buena parte de ese valor está influenciado por la energía térmica fósil, que domina el parque eléctrico argentino conformando un 66 por ciento de la matriz de generación bruta.

El resto está constituido por un 27 por ciento de energía hidroeléctrica, un 5 por ciento de energía nuclear y apenas un 2,1 por ciento de energías renovables.

Tras la primera licitación del Programa RenvoAr, donde el gobierno nacional adjudicó 1109,2 MW (400 MW solares, 708 MW eólicos y 1,2 de biogás) se incorporarán 3970 GWh/año, es decir, un 2,9 por ciento del Consumo Eléctrico Nacional, número que contribuirá a una diversificación de la matriz eléctrica argentina.

Lea también: «Informe técnico: la generación de energía renovable cae 2,7 por ciento en el mes de septiembre»

Ahora bien, ¿son competitivos los costos de las energías renovables frente a las fósiles?

Según explica el experto en energía eléctrica, Diego Margulis, a energiaestrategica.com, es notoria la competitividad que están ganando las renovables frente a las energías térmicas, sobre todo teniendo en cuenta los precios cosechados en la subasta.

Los precios promedios de los proyectos adjudicados en el segmento solar fueron de 59,75 dólares por MWh y en el eólico de 59,39 dólares por MWh.

Teniendo en cuenta que el 68 por ciento del parque eléctrico térmico fósil (13.369 MW sobre un total de 19.630 MW) está constituido por centrales térmicas de Ciclos Combinados (CC) y Turbinas de Gas (TG), Margulis propone analizar los costos de estas tecnologías.

En principio, el especialista señala que, si bien no son similares, se pueden considerar algunos valores de referencia para los costos de Operación y Mantenimiento y Potencia de ambas tecnologías. La componente de combustible (Energía) sí genera diferencias más notorias en los costos finales debido a la mayor eficiencia que presentan los ciclos combinados en relación a las TGs.

grafico

Margulis describe que antes del aumento del gas natural que estableció el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, CAMMESA pagaba, como referencia, 2,7 dólares por millón (MM) de Btu. Pero que desde principios de este año, este valor aumentó a 5,2 dólares por MMBtu. Así, el costo de generación en una nueva central de Ciclo Combinado sería de alrededor de 75 dólares por MWh y 95 dólares por MWh para TG.

Asimismo, advierte que de avanzar la quita gradual de subsidios, tal como se viene anunciando desde la cartera que preside Juan José Aranguren, el precio por mm de BTU podría escalar a los 6,8 (precio máximo de importación a la fecha) dólares en los próximos 2 años, lo cual impactaría en un valor de 85 dólares por MWh para la central de Ciclo Combinado y 111 dólares por MWh para Turbo Gas.

Lea también: «Adjudicaron 1.109 MW en la primera Ronda del Programa RenovAr y anunciaron el lanzamiento de una pronta licitación ‘Ronda 1.5’»

En lo que respecta al precio del gas oil, por MMBtu el costo ronda los 11,6 dólares, lo que implica un costo total de 98 dólares por MWh para centrales de CC y 131 dólares por MWh para TG.

“Mi conclusión es que las energías renovables ya son más baratas que las térmicas, especialmente porque las térmicas funcionan, al menos, un 15 por ciento de las horas a gasoil (durante el invierno)”, diferencia Margulis.

Es decir que para un promedio anual de costos en las centrales térmicas hay que tener en cuenta la ponderación de los precios del gas natural sumando aproximadamente un 15 por ciento del valor del gasoil.

En conclusión, según lo proyectado, para 2018 una central de Ciclo Combinado podría estar funcionando a un promedio anual de 100 dólares por MWh (teniendo en cuenta la proporción de gas oil) y a 130 dólares por MWh la de Turbo Gas. Estos valores siempre y cuando el precio internacional del barril de petróleo no se disparé como lo vienen previendo algunos especialistas. En ese caso, el precio será aún mayor.

En el caso de las energías renovables sucede lo contrario. Sucede que en los diferentes países del mundo, licitación tras licitación, el precio tiende a la baja. Un caso paradigmático, entre muchos otros, es el de Solarpack Corp, que en Chile adjudicó un contrato de venta de energía de un parque solar de 120 MW 29,1 dólares el MWh, cifra histórica para el vecino país. Parte de esta caída en el valor tiene que ver con la depreciación de la tecnología.

No obstante, hay que tener en cuenta que tanto la energía eólica y solar (energías renovables predilectas por el Gobierno nacional), son tecnologías intermitentes que obligan a una inversión de otra fuente energética de base, como la térmica, hidroeléctrica, biomasa o biogás.

Lea también: «La clave para una próxima licitación de renovables: diversificar precios del biogás según aprovechamiento de la materia prima»

Otra salvedad tiene que ver con que los precios logrados en la licitación del Programa RenovAr deben ajustárseles algunos valores. Es que el Gobierno estableció no sólo beneficios fiscales sino factores compensatorios como el de Ajuste e Incentivo para los proyectos ganadores. Esta maniobra no es un invento argentino que suele darse en licitaciones de otros países.

En definitiva, a los contratos que firmará el Ministerio de Energía y Minería de la Nación habría que ajustarlos en un 20 a 26 por ciento más de los adjudicados para obtener un precio real. Es decir que el valor real promedio para proyectos eólicos y solares rondarán entre los 70 y 75 dólares por MWh durante los 20 años de contrato.

9 Comentarios

  1. Pablo Bonaveri

    Excelente noticia y eso, sin considerar el costo ambiental del uso de los combustible fósiles.

    Responder
  2. Mauricio Vecchi

    Muy buena nota Guido.
    Muy buena noticia

    Responder
  3. Ing. J.I.P.González

    Es cierto que la última licitación ha ofrecido costos muy bajos de la energía eólica y solar.

    El análisis anterior menciona algo que pasa desapercibido si no se comprende la importancia que tiene.

    Dice Diego Margulis. “No obstante, hay que tener en cuenta que tanto la energía eólica y solar (energías renovables predilectas por el Gobierno nacional), son tecnologías intermitentes que obligan a una inversión de otra fuente energética de base, como la térmica, hidroeléctrica, biomasa o biogás”.

    No es una cuestión de predilección. Fueron las de precios más bajos en la licitación. Y la energía de biomasa no cubrió siquiera lo que pedía la licitación y fue completada con energía solar o eólica.

    Pero es cierto que para poder usar energías intermitentes, se necesita respaldo o acumulación, y esto involucra otros costos. Hoy esos costos no hay que pagarlos porque el sistema tiene resto para respaldar las instalaciones que se licitaron. Pero no seguirá ocurriendo si se sigue agregando potencia intermitente (no despachable).

    Probablemente el límite del sistema esté en los 3000 MW para este tipo de fuentes de energía. La mejor solución es la acumulación, aunque hay una creencia muy difundida de que es mejor solución el respaldo.

    Esa es la opción que tomó España. Y ya están apareciendo problemas como consecuencia de esto.

    No es sostenible tener decenas de centrales de Ciclo Combinado funcionando a mínima potencia. El promedio de despacho de las centrales ciclo combinado españolas no llega al 10%. Vale decir que generan poca energía con esas centrales que tienen un factor de planta potencial cercano del 90%. Además la poca energía producida la generan con muy mal rendimiento. No es una opción razonable.

    Nuestro país tiene grandes diques que podrían servir de almacenamiento de energías renovables. Por ejemplo la red de diques del Comahue y en el futuro los diques del Río Santa Cruz.

    Probablemente los costos agregados por las modificaciones que habría que hacer, sean inferiores al costo del uso de Centrales Ciclo Combinado trabajando de respaldo.

    Esto no es un problema de todas las renovables. Es un problema de las renovables cuya generación depende de fuentes no controlables, como es el caso del sol y el viento.

    No es el caso por ejemplo, de la energía hidráulica con represa que no tiene este problema. Es un tipo de generación en que se puede controlar perfectamente el flujo de energía entregada.

    Por supuesto no tiene el problema de la Intermitencia la generación a partir de biomasa y tiene la ventaja de que la acumulación del combustible de biomasa es previa, y por lo tanto es energía controlable de acuerdo a la demanda.

    La diferencia que hay entre la generación solar, la eólica y la biomasa, es que las dos primeras son energías infinitas para las necesidades humanas. La biomasa es limitada.

    Responder
  4. Heriberto Tachella

    Si se incluye la duplicación de la inversión para considerar la «intermitencia» de las solares y eólicas y los «Ajustes e Incentivos» me parece que el título del artículo… no se sostiene.
    La comparación entre precios de venta de energía y potencia, requeridos para justificar la linversión en centrales nuevas, creo que debería contemplar la «disponibilidad» de esos equipos y su confiabilidad como proveedores de potencia.
    PP T

    Responder
  5. Ing. J.I.P.González

    En el caso de España el aumento de energías solar y eólica fue acompañado por un aumento igual de energía de centrales de Ciclo Combinado. No es casual.

    La energía eólica puede soplar las 24 hs. Puede, por momentos, soplar mucho menos que la capacidad instalada, o mucho más. De media solo generará un 30 a 50% de la potencia instalada.

    La energía solar entrega el equivalente el 15 o 20% de la potencia instalada. Una central térmica de 100 MW puede generar una energía de 2400 MW-h. Una solar de la misma potencia puede generar una energía de 400 MW-h. Para complicar más las cosas, el pico de consumo de energía suele ocurrir a las 21:00 y a esa hora una solar no genera nada. Por lo tanto el respaldo tiene que ser la totalidad de la potencia instalada y se usará todos los días.

    La potencia de respaldo requiere centrales cuya inversión es mucho menor que en las eólicas o solares, pero el combustible pesa mucho en el precio final del MW-h. Incluso hoy con los precios del petróleo bajos. Y es razonable suponer que cuando empiece a escasear subirá. La producción de shale está aumentando sobre el total producido. Y el costo de producirlo, por ahora es cinco veces mayor que el de los países de la OPEP.

    En el precio de la energía generada en el caso de las renovables influye mucho la financiación de la inversión: Pero el «costo del combustible» es nulo. En el caso de las térmicas influye poco la inversión, pero mucho el precio del combustible. No es una cuenta fácil de hacer porque depende en estas últimas de cuanto se use.

    Pero tarde o temprano solo tendremos las renovables, y tal vez la fusión nuclear. No habrá otra cosa.

    Si bien el horizonte de reservas de petróleo permanece constante, el aumento de la complejidad en la búsqueda y extracción, y el aumento de los costos, auguran que nos estamos acercando a algún límite, aunque ese límite ocurra en 50 o 100 años.

    Parece un límite lejano, pero es bueno entender que aunque se dice que las energías renovables están creciendo muchísimo, apenas superan en los países más avanzados el 15% de la oferta de energía eléctrica.

    Y la energía eléctrica representa un tercio de la energía que usamos. Y esto no es solo un tema de volúmenes de energía. Hay que desarrollar soluciones tecnológicas que todavía no existen, si alguna vez solo tendremos solo las energías renovables. Por ahora, la mayoría de los esfuerzos están en lo que es más fácil. La generación eléctrica.

    De todas formas, estoy de acuerdo EN hay que hacer el número completo para comparar los distintos tipos de generación. Pero no hay que olvidar el futuro, porque todo lo que hay que hacer llevará tiempo.

    Y aunque lo olvidemos, el futuro igual llegará.

    Responder
  6. cristianm

    Creo que el tema de acumulación y respaldo se puede lograr agregando mucho más eólica de la potencia que se necesita. Es en definitiva improbable que no circule viento a la velocidad requerida en todo el país al mismo tiempo. Luego, si se sobrepasa las necesidades en potencia con eólicas, siempre habrá energía eólica disponible porque siempre habrá viento de alta velocidad en algún lado, sea onshore o sea en offshore.
    Con relación a biocombustibles, si se desarrollan y se implementan comericalmente, en forma masiva, las variedades de síntesis de estos compuetos químicos usables como biocombustibles también podrá reemplazar, en un futuro no muy lejano, a todo combustible fósil. Y no me refiero sólo a los actuales biocombustibles (a partir de aceites vegetales y de algas), sino a la biosíntesis de hidrocarburos que ya se están haciendo por tecnología recombinante en E. coli. Ya se ha logrado la síntesis de varios de los hidrocarburos que forman parte de las naftas. Y esto es reciente.
    Por lo tanto, hay que invertir en más capacitación e investigación en energías renovables, en todas sus posibilidades, las cuales son claramente crecientes.

    Responder
  7. gustavo

    Es muy interesante esta nota y mas aún los comentarios de aquellos que conocen sobre el tema que es algo muy nuevo para nuestro país, creo que todos podríamos estar de acuerdo con que las energías renovables no se las puede producir en grandes cantidades por medio de una sola maquina generadora , solamente se esta consiguiendo alrededor de 8MW en casos especiales con eólico y en otros países. Otra forma de gran generación son las represas (téngase en cuenta que las aguas represadas no se las considera renovables por el impacto ambiental y social que provocan a pesar que son energías limpias). Con respecto a la generación solar no dispongo de información de qué grado de contaminación provoca la producción de polisilicio y elementos que se usan para la fabricación de paneles solares, los cuales se utilizan en grandes cantidades y tienen vida útil no muy extensa, como tampoco el resultado de la recuperación de los mismos luego de su caducidad. Estas dos energías son discontinuas, sí, y requieren de compensación con otras formas de generación lo que implicaría intentarlo con biodigestores o biogas, pero es difícil conseguir semejante cantidad de energía con este proceso, tampoco es aconsejable aumentar la capacidad de embalse de las represas o hacer nuevas (Rio Sta Cruz, el cual esta muy distante de los centros de consumo). Es importante que se tenga en cuenta nuevos procesos y tecnologías para producir ER, tenemos en nuestro país la posibilidad de generar grandes cantidades de energías renovables totalmente limpias y libres de impacto ambiental alguno, nuestros grandes generadores son los ríos de llanura en especial el Río Paraná por medio de su energía cinética. Es de conocimiento del MEM y de alguna subsecretaria de ER provincial de este nuevo proceso de generación, el mismo es de muy sencilla construcción y totalmente de industria nacional tanto en materiales como en tecnología y mano de obra, no se necesita en lo mas mínimo la intervención de capitales externos y los equipos se pueden instalar cercanos a los centros de consumo sin necesidad de inversiones para el traslado de la energía producida en forma continua. Esperemos que nuestras autoridades tengan en cuenta que los argentinos también podemos generar nuevas tecnologías y no solo producimos soja…Gracias por esta posibilidad

    Responder
  8. gustavo belacin

    Muy interesantes , tanto el artículo como los comentarios. Debo mencionar solamente, coincidiendo con el concepto de energías no despachables tanto la solar como la eólica. Nos estamos olvidando de la energía nuclear, además de la hidráulica ya mencionada como reservas de energía. La primera sin planes de expansión en europa salvo Francia. Claro que por esas latitudes abunda el carbón, con mas o menos contenido de azufre, y también el gas ruso. Y esas dos fuentes están usando como energía de base. También los TG de ciclo combinado claro.
    Termino diciendo que si pudiéramos resolver la cuestión de la disponibilidad final de los residuos radiactivos, en Argentina la alternativa nuclear es mas que factible.
    Respecto del costo de la energía generada con combustibles fósiles, tampoco se tiene en cuenta en nuestro país el valor del CO2 generado, como sí se hace en muchos otros lugares.

    Responder
  9. Mario Pierantonelli

    Son bienvenidas todas las formas de generación limpias y renovables pero toda la parafernalia de generación no nos debe hacer olvidar la otra pata importante del problema energético, el consumo. La sociedad actual consume mucha más energía de la que necesita o merece. Es imprescindible un cambio de paradigmas y de hábitos de consumo, no solamente en lo referente a energía eléctrica, sino también transporte, construcción, climatización, etc. El aumento de eficiencia en procesos y productos es tan importante como la eficiencia en generación, cada Wh o caloría que no se gasta genera beneficios ambientales y para el bolsillo del consumidor. La política energética de un país no debe ser diseñada únicamente por generadores o distribuidores.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *