9 de mayo 2018

Costa Rica prepara cambio de paradigma en movilidad sostenible

Costa Rica sin dudas está motivada a cambiar de paradigma en temas de movilidad. El día de ayer asumió un nuevo Gobierno Nacional y la ceremonia de traspaso de poderes se llevó a cabo en un evento que la directora general de Protocolo y Ceremonial del Estado definió como un evento «carbono neutral». Por empezar, el presidente […]


Costa Rica sin dudas está motivada a cambiar de paradigma en temas de movilidad. El día de ayer asumió un nuevo Gobierno Nacional y la ceremonia de traspaso de poderes se llevó a cabo en un evento que la directora general de Protocolo y Ceremonial del Estado definió como un evento «carbono neutral».

Por empezar, el presidente electo Carlos Alvarado (2018-2022) y su gabinete recorrieron la Ciudad Capital hasta el lugar donde tomó posesión del cargo en un vehículo a hidrógeno. A esto se sumó una caravana de bicicletas comandada por Carolina Hidalgo, ahora presidenta de la Asamblea Legislativa, quien con 35 años se convirtió en la mujer más joven en asumir el cargo. El interés por movilidad sostenible está latente y esta no sería la única medida de promoción.

Entes del Estado también iniciaron medidas para impulsar la movilidad eléctrica en su país. El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), empresa pública encargada del desarrollo de las fuentes productoras de energía eléctrica del país, anunció que esta semana iniciará la compra de 100 vehículos eléctricos para renovar su flota de automóviles y colaborar con el plan de descarbonización.

Así también, el ICE adquirirá 110 cargadores para vehículos eléctricos con el interés de tenerlos instalados en distintas agencias y oficinas comerciales; y se prevé que estas estaciones de recarga estarán listas para el segundo semestre de este 2018. Mientras tanto, otras distribuidoras ya están desplegando otros puntos de recarga en el país y bancos están lanzando créditos especiales para vehículos eléctricos.

Roberto Quirós Balma, referente en movilidad eléctrica de Costa Rica, adelantó en conversación con Energía Estratégica que «el ICE va a desplegar este año una red de cargadores rápidos y una plataforma de gestión de estos puntos de carga, que va a permitir la movilidad eléctrica por todo el país sin mayores problemas. Serán cargadores que van a estar cada 80km por todo el país, en al rededor de 24 puntos de carga».

Todas estas acciones de impulso a la movilidad sostenible cobran sentido en Costa Rica, país que no tiene producción de combustibles fósiles (no explotan ni refinan), fundamentalmente porque serían ellos mismos quienes producirían su propia electricidad y la obtendrían a precios menores a través de fuentes como la solar, eólica e hídrica.

«El proceso ha iniciado. No está maduro, pero el nivel de crecimiento coincide con lo que otros países han experimentado cuando se empiezan a aprobar leyes de incentivos», comentó Roberto Quirós Balma.

Acompañando estas medidas del sector público, ciudadanos entusiastas por la movilidad sostenible también son responsables de la visibilidad de los avances. En Puerto Jiménez se organizó este mes un primer salón del automóvil híbrido y eléctrico, y a pesar de que la infraestructura de recarga no llega hacia aquella zona del sur costarricense, se colocaron puntos provisorios a lo largo del camino para poder recargar.

Las empresas eléctricas han estado haciendo algunos movimientos para atraer la atención de las personas en cuando a las nuevas tecnologías. Actualmente habrían unos 300 vehículos eléctricos circulando pero se espera que con la incorporación de más estaciones de recarga cada vez más usuarios se vean interesados en adquirir vehículos, ya sean a través de compras en Estados Unidos o por compras directas de unidades nuevas en el país.

«El punto crítico, lo que hace falta, es que las empresas importadoras de carros se convenzan de que la movilidad eléctrica es el futuro y pongan disponible mayor cantidad de unidades, con precios más accesible, con márgenes de utilidad un poco más bajos. El interés de los ciudadanos y el gobierno costarricense es un hecho», finalizó Quirós Balma.

El impulso que dieron los costarricenses, en este comienzo de mes, fue muy importante para visibilizar las mejoras en planes de movilidad y la intención latente en el país de adquirir vehículos eléctricos e incorporarlos a su rutina. Esto dice mucho de un país pequeño donde la industria automovilística no los ve como un mercado prioritario. Se espera que con la nueva administración se creen nuevas alianzas entre el sector púbico y privado, se atraigan inversiones y el mercado de vehículos eléctricos se apalanque.

4 Comentarios

  1. Luiz Horta Nogueira

    Interesante. Pero llama la atención como los ticos todavía no dan la debida atención a los biocombustibles. Los ingenios del país pueden sin mucho esfuerzo adicional producir etanol de caña en volúmenes significativos, sin reducir la producción de azúcar, y utilizarlo en mezclas en la gasolina, sin necesidad de cambiar los motores de los vehículos y estaciones de servicio, a costos competitivos. De esa manera podrían lograr resultados inmediatos en la mitigación de las emission de carbón, mejorar la calidad del aire en las ciudades y reducir la pesada factura con importación de derivados de petróleo. Los vehículos eléctricos son costosos, requieren inversiones pesadas en generación y distribución, dificilmente mediante la electrificación del transporte se logrará la deseada neutralidad en emisiones. Hay que hacer cuentas antes de empezar a cambiar el sistema de transporte del país.

    En gran parte de América Latina, Canadá, Estados Unidos y Europa y a partir de 2020 también en China, entre otros países, el E10 (gasolina con 10% de etanol) ya es común y exitoso. En Costa Rica eso seria casi inmediato, eficiente y económico. Cuanto más se demora a percibir eso, más pierde el país y su gente.

    Responder
  2. Roberto Quirós

    Buenas, los ingenios en Costa Rica no tienen incentivos para vender el etanol a nivel local, el mercado internacional se los paga a mejor precio. Además, la producción local no es suficiente para alimentar toda la flota de vehículos, tampoco se eliminan las emisiones de CO2. Por otro lado nuestra matriz es renovable eléctrica al 97%, cobertura en distribución al 99,6%, capacidad instalada suficiente para cubrir las necesidades de los vehículos y demanda eléctrica deprimida, estos factores hacen más viable reconvertir la flota a electricidad.

    Responder
  3. Roberto Rabello

    Los agrocombustibles -mal llamados «bío»-, si consideramos el ciclo de producción completo, son desastrosos para el sistema ecológico global. Además generan más CO2 de lo que ahorran

    Responder
  4. Luiz Horta Nogueira

    Gracias Roberto por levantar esas cuestiones, vamos a ellas. Los ingenios pueden seguir exportando etanol, basta un pequeño incremento en la área cultivada en caña, utilizando pastajes que pueden ser mejor manejadas, para atender la demanda de Costa Rica de etanol para E10. MINAE tiene estudios sobre eso. Cuanto a las emisiones, como la caña es muy eficiente para convertir energia solar en energia química, diversos y detallados estudios (Análisis de Ciclo de Vida) han demostrado que el etanol de caña mitiga el 80% de las emisiones de GEE. Eso es reconocido por el IPCC, afirmando que los biocombustibles son imprescindibles para enfrentar el cambio climático.

    Finalmente y no menos relevante: existen estudios consistentes de las inversiones necesarias para promover la electrificación del transporte en el país? Cual la capacidad que se deberá instalar en generación, transmisión y distribución? Si Costa Rica efetivamente pretende ser «carbon neutral», muy dificilmente lo logrará a base de energia fotovoltaica e eólica, sería un tremendo equivoco económico. Y basta ver las proyecciones de demanda de diesel e gasolina de RECOPE. para tener una idea del desafio que el sector transporte plantea para el deseable desarrollo del país. Realmente no creo que hay «capacidad instalada suficiente para cubrir las necesidades de los vehículos». Qué dice el ICE?

    Utilizar bioenergia sostenible y renovable es un imperativo económico, social y ambiental, otros países lo están demonstrando, generando empleo y renta. Por lo menos hay que poner en la mesa las reales opciones, que los ticos lo decidan democraticamente, como es la tradición del esa linda tierra, sin excluir alternativas competitivas y a la mano, ayudada por su clima y el Sol.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Reciba las Noticias

Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019